El Vaticano ha lanzado, el pasado 26 de julio, la campaña “Cada anciano es tu abuelo”, con el fin de fomentar el acompañamiento a las personas mayores, incluso observando rigurosamente las normas sanitarias en relación a la COVID-19.

“¡Cada persona mayor sola es tu abuelo y tu abuela y te necesita!”, a raíz de estas palabras pronunciadas por el Papa Francisco después del Ángelus, el domingo pasado, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida pone en marcha esta campaña para invitar a los jóvenes de todo el mundo a hacer un gesto de ternura hacia las personas mayores que se sienten solas.

Y es que la pandemia ha afectado en modo particularmente duro a las personas mayores y ha interrumpido los ya débiles lazos entre las generaciones, pero respetar el distanciamiento no quiere decir aceptar un destino de soledad y abandono.

“Hemos recibido noticias de llamadas por teléfono, por internet, a través de las redes sociales –incluso serenatas a los huéspedes de las casas de reposo– realizadas por los jóvenes para interrumpir la soledad de tantas personas obligadas por la pandemia a permanecer en sus casas o encerradas dentro de las estructuras residenciales”.

En esta fase de la campaña, y respetando las normas de salud en vigor en los distintos países, se invita a llegar virtualmente a las personas mayores más solas del propio barrio o de la parroquia y enviarles un abrazo, como ha dicho el Papa, a través de una llamada por teléfono, una videollamada o el envío de una imagen. Siempre que sea posible –o cuando la emergencia sanitaria lo permita– invitamos a los jóvenes a concretar aún más el abrazo, yendo a visitar personalmente a las personas mayores.

#sendyourhug

La campaña está asociada con el hashtag #sendyourhug para difundir la iniciativa. Los post más significativos se divulgarán en las redes sociales del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida @laityfamilylife.

Con esta campaña, el Dicasterio recuerda el deseo del Santo Padre: “Esto es lo que yo quisiera: un mundo que viva un nuevo abrazo entre los jóvenes y las personas mayores”. Así lo escribió en su libro La sabiduría del tiempo, que recoge 250 entrevistas a personas mayores, realizadas a ancianos de 30 países diferentes, comentadas por el Papa compartiendo incluso momentos de su propia biografía personal.

“Si los ancianos no sueñan, los jóvenes no pueden ver el futuro. Los ancianos sueñan y los jóvenes tienen visiones. Pero si el anciano no sueña, el joven no puede ver el futuro. Necesitamos abuelos soñadores y memoriosos”, escribió Francisco en el prólogo.

Fuente: ZENIT



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.