El alcalde del distrito ucayalino de Masisea, Silvio Valles Lomas, falleció ayer, 12 de mayo, en el Hospital Amazónico de Yarinacocha, víctima de la COVID-19.

Valles Lomas, quien asumió sus funciones en enero de 2019, había solicitado licencia el 4 de mayo para seguir el tratamiento contra el nuevo coronavirus.

“Buenas tardes a todo el personal de la corporación edil, gracias a Dios ya me encuentro más estable, pero mi tratamiento prosigue durante 7 dias y luego 11 días de estabilización y 3 días de recuperación”, había informado a través de un grupo de Whatsapp.

Además, nombró como responsable de su despacho al regidor Gener Fasanando con quien coordinaría la conformación de un “comando de asistencia y auxilio” integrado por “un médico, un licenciado en enfermería y un infectólogo para atender urgencias”.

El alcalde del pueblo Shipibo también conocía las limitaciones del sistema de salud de la región. Por ello, se comprometió en comprar balones de oxígeno para los pacientes que tuvieran más complicaciones.

“El Covid te controla, te domina todo el cuerpo y es muy peligroso, con estas acciones estaremos retomando inmediatamente el dominio. Gracias a todos ustedes, les quiero mucho”, escribió.

“Ir al hospital es sinónimo de muerte”

En comunicación con el portal Servindi, el comunicador shibipo Ceciclio Soria, actual jefe de imagen institucional de la Municipalidad Distrital de Masisea, denunció negligencia por parte de las autoridades del sector salud.

Soria informó que el martes 12 de mayo, a las 3 de la mañana, él recibió una llamada por parte de la esposa del alcalde por falta de un balón de oxígeno. Ante ello, se acercó al hospital y suplicó al responsable del Comando Covid de Ucayali para que atiendan a la autoridad edil.

Sin embargo, a las 10 a. m. le dijeron que se encontraba muy grave. A las 12 del mediodía se acercaron los encargados del seguro social, pero para entonces el alcalde ya había fallecido.

Ante estos problemas, comenta Soria, el pueblo Shipibo ha decidido no ir a un hospital y ha optado por los tratamientos tradicionales. “Ir al hospital es sinónimo de muerte”, lamentó.

Además, recordó que los documentos emitidos por las autoridades de los gobiernos central y regionales deben de ejecutarse y no quedarse en “papeles”.

Fuente: Servindi



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.