Un paso más contra los abusos sexuales del clero chileno. Documentos de la sede del Tribunal Eclesiástico de Santiago y del obispado de Rancagua fueron decomisados, luego de que el Tribunal de Garantía de Pichilemu diera una orden de entrada y registro con el fin de encontrar pruebas en contra de los 14 sacerdotes denunciados por abusos sexuales a menores de edad y jóvenes.

El Fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, se dirigió a los periodistas a su salida del Tribunal Eclesiástico, donde se incautó documentos con antecedentes de denuncias. Las diligencias de hoy, según fuentes de la Fiscalía, pretenden recoger todo el material, incluidos expedientes canónicos, investigaciones previas y antecedentes vinculados a abusos sexuales sufridos por menores de edad por parte de miembros del clero.

Horas después del allanamiento, los enviados especiales del Papa para realizar las investigaciones correspondientes, el arzobispo Charles Scicluna y el sacerdote español Jordi Bertome u, se reunieron con el Fiscal Nacional de Chile, Jorge Abbott.

Tras esta reunión, se dio a conocer los principales puntos que se tocaron. Uno de los más importantes, según Abbott, fue la necesidad de una cooperación entre la Iglesia Católica y el Estado chileno para investigar los abusos cometidos por el clero. “Necesitamos restablecer quienes son los responsables y fijar el castigo de los mismos”, dijo.

Por su parte, Monseñor Scicluna también se mostró a favor de esta medida y dijo que la Iglesia debe colaborar con la justicia en los casos de abusos sexuales de menores y resaltó que los procesos canónicos no deben impedir que los ciudadanos ejerzan su derecho a denunciar ante la autoridad civil, pues “en un contexto ideal, hay colaboración entre Iglesia y autoridad civil porque la inocencia de los menores es un valor esencial para cada sociedad”, afirmó.

Finalmente se dijo que en los próximos días se hará un requerimiento oficial al Vaticano con el fin de solicitar información relacionada con sacerdotes y funcionarios de la Iglesia que se encuentran denunciados por abusos sexuales en Chile. Así como también se anunció que la Iglesia abrirá una oficina para las personas que quieran denunciar y que el Ministerio Público establecerá un sistema de protección para las víctimas.

Fuente: Religión Digital



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.