Cáritas Lima se unió a la red de Cáritas Callao, donde también se encuentra la diócesis de Chosica y Carabayllo, para brindar apoyo a la diócesis de Lurín y ofrecer una asistencia más completa a las familias afectadas en la tragedia de Villa El Salvador, así lo señaló Cinthya Tello, Directora General de la Vicaría de la Pastoral Social y de la Dignidad Humana.

“Desde Cáritas Lima hemos activado una red de voluntarios y donantes para realizar una cadena de donación bastante efectiva, compartiendo ropa, víveres y medicina con las familias que perdieron sus hogares y a sus seres queridos en la deflagración en Villa El Salvador. También participamos colaborando en la donación de sangre que solicitaban distintos centros de salud y hospitales”, resaltó Tello.

Además de los donativos, la Vicaría de la Pastoral Social y de la Dignidad Humana brindará soporte emocional, moral y psicológico a las familias afectadas. En ese sentido, Cinthya Tello indicó que la Casa Hogar Santo Toribio de Mogrovejo abrió sus puertas para que los familiares que llegan de provincia a cuidar a sus enfermos en los hospitales de Lima puedan alojarse temporalmente:

“Los familiares que pasan días enteros en los hospitales no tienen ningún alojamiento. Ante esta necesidad, la Casa Hogar Santo Toribio de Mogrovejo viene acogiendo a varios familiares en un trabajo conjunto con el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables” – agregó.

El apoyo incondicional de los jóvenes voluntarios

En otro momento, Tello destacó el apoyo incondicional de los jóvenes voluntarios que acudieron a los hospitales para ponerse a disposición con gran sentido de responsabilidad y solidaridad: “no sólo acudieron para donar sangre, también estuvieron acompañando y asistiendo en todas las necesidades que requerían cubrirse. Ahora estamos coordinando con la diócesis de Lurín para ver la forma de seguir apoyándolos”.

Al ser consultada por el tipo de donativos que se necesitan, la Directora General de Cáritas Lima explicó que se requiere con urgencia medicinas para quemaduras, alcohol, gasas, y víveres no perecibles.

Respecto al soporte emocional y espiritual, la diócesis de Lurín viene apoyando a los enfermos y a las familias damnificadas a través del acompañamiento de sacerdotes y hermanas religiosas: “actualmente venimos recibiendo importantes donaciones para que se contraten especialistas en psicología, terapeutas y profesionales que puedan brindar un soporte emocional a las familias damnificadas” – expresó Cinthya Tello.

Para efectuar tus donaciones puedes dirigirte a la sede de Cáritas Lima en Jirón Chancay 282, o comunicarte a través de las redes sociales de la Vicaría de la Pastoral Social de la Dignidad Humana.

Fuente: Arzobispado de Lima



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.