En su última edición, el suplemento ‘Mujeres, Iglesia, Mundo’ del diario vaticano L’Osservatore Romano, denunció “la explotación generalizada de las monjas en la Iglesia Católica, con trabajos sin paga o sueldos muy bajos”.

Según menciona el artículo, las religiosas suelen trabajar como cocineras, hacen la limpieza, o únicamente se dedican a servir la mesa a cardenales, obispos y sacerdotes, dejando en evidencia que la Iglesia solo las trata como simples sirvientes.

“Algunas sirven en casas de obispos o cardenales, otras en las cocinas de instituciones eclesiásticas o enseñan. Algunas se levantan por la mañana a preparar el desayuno y se van a dormir después de servir la cena, asear la casa y lavar y planchar la ropa”, dice la publicación.

Incluso, aunque muchas cuentan con doctorados u otros estudios superiores en Teología, han sido enviadas a realizar tareas domésticas y labores extras que no tienen ninguna relación con su formación académica e intelectual. “Hasta ahora nadie ha tenido el valor de denunciar estas cosas. Tratamos de dar una voz a quienes no tienen el valor de decir estas palabras públicamente”, declaró una religiosa para el medio vaticano.

Con información de Religión digital.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.