Según cifras de la Organización de Pueblos Indígenas del Oriente (ORPIO), más del 60% de las comunidades indígenas de la Amazonía peruana, una de las zonas más afectadas por la pandemia del COVID-19, carecen de centros de salud y las que existen están desabastecidas de equipos médicos y medicamentos. Solo en la última semana, se ha visto un incremento de la población indígena contagiada y el aumento de la mortalidad en las comunidades nativas.

Frente a esta situación, se ha lanzado la campaña “Siete pueblos. Una voz”, que tiene como propósito ayudar a proteger a las poblaciones más vulnerables del Bajo Urubamba (Cusco) de la pandemia del COVID-19.

Se sabe que el establecimiento médico en esta parte del Perú no cuenta con los insumos necesarios para luchar contra el coronavirus. Por ello, esta cruzada solidaria beneficiará a los pueblos indígenas que se encuentran en dicha zona: Matsigenkas, Yines, Yaminahuas, Amahuacas, Kakintes, Nahuas y Asháninkas.

La campaña es impulsada por el Vicariato Apóstolico de Puerto Maldonado y las Misiones de Sepahua, Kirigueti y Timpia, que hacen un llamado a las personas de buena voluntad y empresas privadas a contribuir en esta lucha contra el coronavirus.

La meta de esta iniciativa benéfica es recaudar la suma de 350.000 soles. El dinero será invertido en equipos de bioseguridad para el personal sanitario, en herramientas y medicamentos necesarios, así como en el mejoramiento de las instalaciones para albergar de forma digna a los futuros pacientes con COVID-19.

Fuente: Conferencia Episcopal Peruana



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.