La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos presentó un decreto -el miércoles 25 de marzo- que actualiza las indicaciones generales dadas a los Obispos en el último documento oficial promulgado el pasado 19 de marzo.

Entre otras cosas, el decreto contempla que las expresiones de piedad popular, las procesiones de Semana Santa y el triduo pascual podrían trasladarse al 14 y 15 de septiembre, según la determinación del Obispo diocesano.

Al recordar que la fecha de la pascua no se puede trasladar, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos recuerda que en los países afectados por la enfermedad del Coronavirus o COVID-19, tanto Obispos como sacerdotes deben celebrar los ritos de la Semana Santa en un lugar adecuado, sin la presencia de gente, omitiendo el saludo de la paz y evitando la concelebración.

Igualmente indica que se puede avisar a la gente sobre la hora de las celebraciones. También destaca la importancia de los medios de comunicación y sus servicios de transmisión en directo, insistiendo en la importancia de dedicar una parte del día a la oración y el ejercicio litúrgico.

Además, recuerda que las jurisdicciones eclesiásticas deben entregar subsidios a la gente para promover la oración familiar y personal.

En particular sobre la celebraciones de la Semana Santa hace las siguientes aclaraciones:

Domingo de ramos

Debe celebrarse en un lugar cerrado, específicamente en el interior de un edificio sagrado. Las Iglesias catedrales deben adoptar la segunda forma prevista en el Misal romano. Las parroquias y demás lugares emplearán la tercera forma.

Misa Crismal

De acuerdo con la situación de cada país, los episcopados se encargarán de dar indicaciones sobre el posible cambio de fecha.

Jueves Santo

Teniendo presente que ya es facultativo, se debe omitir el lavatorio de los pies. Finalizando la Misa de la Cena del Señor, debe omitirse la procesión y en el Sagrario se reservará el Santísimo Sacramento. Para este día hay una concesión particular para que los sacerdotes celebren la misa en el lugar adecuado sin la presencia de gente.

Viernes Santo

Los Obispos deben encargarse de preparar una intención especial para el momento de la Oración Universal. En dicha intención debe recordar a los que se encuentran en situación de peligro por causa de la enfermedad, es decir, enfermos y difuntos. Durante la adoración de la Cruz, el beso estará limitado al celebrante.

Vigilia pascual

Solo se debe celebrar en las Iglesias Catedrales y parroquiales. En el momento de la liturgia bautismal se ha de mantener la renovación de las promesas bautismales.

Finalmente advierte que lugares como seminarios, residencias sacerdotales, monasterios y comunidades religiosas deben acoger las indicaciones del documento que tiene un carácter oficial.

Fuente: CELAM



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.