La organización humanitaria ‘Save the Children’ ha vuelto a denunciar bombardeos sobre 10 escuelas en Idlib, Siria. Los hechos ocurridos el jueves en esta ciudad afectaron de lleno a diferentes centros escolares. Algunos en funcionamiento y dentro del horario lectivo, otros abiertos como refugios y otros cerrados por día de descanso, fueron el objetivo de los ataques con armas explosivas.

Como consecuencia, la entidad ha expresado que al menos una niña y 3 maestros han fallecido, resultando heridos siete maestros más y una docena de escolares.

Junto a su contraparte, Hurras Network, ‘Save the Children’ ha recordado en su comunicado que estos actos mediante los que se atenta contra la vida de civiles o se les pone en riesgo se consideran crímenes de guerra y deben detenerse inmediatamente.

Consecuencias de la guerra más allá de la guerra

La directora de ‘Save the Children’ en Siria, Sonia Khush, ha declarado que, desde el inicio de 2020, ya se han bombardeado 22 escuelas de la región, y que estos ataques “son una confirmación más de que los combates en el noroeste de Siria han alcanzado niveles catastróficos de violencia contra los niños y los civiles que van mucho más allá de lo que es aceptable en los conflictos”.

La organización ha demandado el “cese inmediato de las hostilidades”, que se están cobrando implacablemente víctimas colaterales de entre la población más vulnerable. Reivindicando que, al igual que los hospitales, las escuelas deben permanecer como lugares “seguros”, a pesar del conflicto. Para que esto se cumpla, ‘Save the Children’ ha pedido, por último, que se “respete el derecho internacional humanitario”.

Fuente: Religión Digital



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.