Los restos del poeta y sacerdote trapense Ernesto Cardenal, una de las máximas figuras de la literatura latinoamericana, quien falleció el pasado 1 de marzo, serán cremados y descansarán en un archipiélago del Gran Lago de Nicaragua, país que permanecerá tres días en duelo por su fallecimiento.

Cardenal falleció en un hospital de Managua, como producto de un ataque cardíaco relacionado con su avanzada edad, 95 años, dejando un legado literario que en 2010 le mereció ser candidato al Premio Nobel de Literatura, por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

El Gobierno de Nicaragua decretó tres días de duelo nacional por la muerte del autor de la “Hora cero”, a pesar de que este se consideraba un “perseguido” político del presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, por las críticas del sacerdote, que crecieron con la muerte de cientos de personas durante manifestaciones antigubernamentales, a partir de 2018.

El archipiélago de Solentiname, que albergará las cenizas de Cardenal, es un lugar paradisíaco, donde el poeta convirtió una comunidad de pescadores en una de artistas con profunda convicción religiosa.

El sacerdote fundó la comunidad en Solentiname a la vez que apoyaba la lucha contra la dictadura somocista, en la década de 1970, antes de ser titular de Cultura con el Gobierno sandinista, entre 1980 y 1990, también dirigido por Ortega. Por su participación en aquel Gobierno el papa Juan Pablo II lo castigó “A divinis” en 1985, y fue indultado por el papa Francisco en 2019.

Fuente: Religión Digital



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.