Cientos de fieles católicos y activistas de derechos humanos conmemoraron el domingo 26 de abril los 17 años de la muerte del obispo Juan Gerardi, asesinado a golpes hace 17 años en la cochera de la casa parroquial de la iglesia San Sebastián, situada a unos 200 metros de la Casa Presidencial.

El crimen ocurrió dos días después de haber presentado el informe “Recuperación de la Memoria Histórica (Remhi), Guatemala Nunca Más”, una investigación dirigida por el obispo en la cual se documentó más de 50 mil violaciones a los derechos humanos durante el conflicto armado (1960-1996), la mayoría atribuidas al ejército. Guatemala vivió una guerra interna que duró 36 años y dejó un saldo de 200 mil víctimas, entre muertos y desaparecidos, según un informe de la verdad auspiciado por la ONU.

“Desde que monseñor (Gerardi) murió por lo menos se ha esclarecido su crimen, se ha determinado que fue un crimen de Estado, se encarcelaron a personas responsables del crimen y la investigación continúa”, explicó Nery Rodenas, director de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (ODHAG).

“Es muy importante recordar a monseñor Gerardi y seguir su ejemplo”, dijo Nohemí Bac, de 25 años, originaria del departamento indígena de Alta Verapaz, durante un acto religioso en la catedral metropolitana, en el centro de la capital.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.