Las calles de Piura se convirtieron en ríos inclementes, infecciosos y sumamente peligrosos. El agua cubría por completo a los más pequeños y era imposible trasladarse para hallar un buen recaudo. El domingo por la tarde se había iniciado la evacuación de al menos 300 familias que estaban en riesgo, pero el lunes, tras 15 horas de lluvias y tormentas eléctricas, el río Piura se desbordó, luego de alcanzar los 3.400 metros cúbicos por segundo, su máximo histórico, por encima de los registros del fenómeno El Niño de 1983 y 1998. toda la ciudad se inundó: casas, negocios, centros comerciales, etc.

Niños, ancianos y madres en etapa de gestación fueron evacuados de los pisos altos de sus casas. Cada rescate era un acto heroico, como el de la pequeña Giana de tan solo mes y medio de nacida que, tal como informa La República, fue trasladada entre las aguas turbias en una tina de plástico. Un rescatista la elevaba con sus brazos.

El nivel del agua en las calles y avenidas alcanzó hasta los 1.80 metros en algunas zonas de las localidades de Catacaos, La Unión, La Arena, Cura Mori, Simbilá y el centro histórico de la ciudad de Piura.

Solo en Catacaos han evacuado aproximadamente 40 mil personas. Aquí, el jefe de la Región Policial Piura, el general PNP Luis Bisso, confirmó que cuatro personas murieron en las localidades de Nuevo Catacaos y Viduque. Dos de ellos serían menores de edad. Al parecer, se ahogaron.

El general Jorge Chávez, vocero del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), informó que hasta este lunes 1.200 personas fueron rescatadas por el personal militar a bordo de los botes zodiac con capacidad de diez personas cada uno. Estos operaron sobre todo en la zona del Bajo Piura.

“Estamos trabajando con fuerza terrestre para los rescates. Sabemos que es una situación extrema, pero invocamos a la tranquilidad. Tengan confianza que todos serán puestos a buen recaudo”, dijo el militar.

Pese a los esfuerzos, el peligro es latente, sobre todo, para las personas que no cuentan con un segundo piso en sus hogares. Su refugio: Pararse sobre una silla para evitar que el agua los cubra por completo.

Los pedidos de ayuda del gobernador regional, Reynaldo Hiblck, han pasado de ser mensajes donde solicitaba maquinaria pesada, a clamar por apoyo urgentes para rescatar a las personas atrapadas en medio de las inundaciones.

“He solicitado al Gobierno Central que se nos brinde apoyo con bomberos, brigadistas, policías, miembros de las fuerzas armadas, todos ellos especializados en rescate. En estos momentos la prioridad es cuidar la vida de los seres humanos”, se lee en su cuenta de Facebook.

Este martes un contingente de 70 hombres de Fuerzas Especiales de la Marina de Guerra y de la Fuerza Aérea, así como 200 efectivos del Ejército especialistas en rescates llegarán a Piura para fortalecer las labores de socorro.

“En un momento pensamos que podíamos rescatarlos con helicópteros, pero estos son aparatos muy pesados y no podemos poner en riesgo la vida de las personas”, informó el ministro de Defensa, Jorge Nieto.

FOTO: ANDINA

Los esfuerzos de rescate son realmente increíbles, incluso los mismos pobladores han puesto de su parte y han colaborado con esta peligrosa labor. Este es el caso de un joven, identificado como Roberto Guzmán, quien portando una tabla de surf, un remo y un muñeco inflable de un unicornio, trasladó a una niña con su perrita en brazos para llevarla a buen recaudo.

Las pérdidas más lamentables son las humanas, pero la preocupación de miles de personas es qué pasará con ellos luego de toda esta catástrofe. Por ejemplo, la propietaria de un negocio de fotocopias e internet, Ximena Gonzales, perdió más de tres mil dólares en equipos, ya que el agua arrasó con impresoras, fotocopiadoras y computadoras que tenía en su local, según informa La República.

Incluso uno de los más grandes centros comerciales de Piura, Open Plaza, fue afectado y quedó con el patio de comidas completamente inundado. Las fotos de este escenario de catástrofe se ‘viralizaron’ en las redes sociales.

FOTO: @VERDESROSAS

El Hospital Cayetano Heredia, ubicado cerca del río, también resultó afectado por el desborde, lo que complica y agrava el drama en Piura.

Por su parte, el director regional de Agricultura, Mario Laberry, informó que hasta el momento son más de 6.000 hectáreas de cultivo las que se han visto afectadas. Los cultivos más afectados son de limón y otros productos de pan llevar y de estación.

FOTO: LA REPÚBLICA

De acuerdo al último reporte del COEN, a nivel nacional, la cifra de los fallecidos se elevó a 91. Los damnificados son, hasta el momento, 122,788, mientras que las personas afectadas ya son 797,789.

Pareciera que la catástrofe no puede ser peor; sin embargo, el Servicio Nacional de Meterología e Hidrología adviertió que las fuertes lluvias en la zona norte del país continuarán, al menos, hasta el sábado 1 de abril, aunque para los especialistas del Senamhi consideran que el impacto de El Niño costero está menguando, pero de manera progresiva.

Enlace a la fuente: Drama en Piura

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.