La Pastoral de la Movilidad Humana de las Conferencias Episcopales de México, Guatemala y Honduras se pronunciaron el pasado 13 de abril ante las deportaciones masivas que se están dando en tiempos de propagación del COVID-19.

En ese sentido, afirmaron que si bien cada país ha adoptado medidas de prevención y contención de la pandemia, no todos los gobiernos han implementado medidas suficientes para proteger a sus ciudadanos.

“Observamos con preocupación que México no esté tratando el tema de la migración como un fenómeno de vital importancia en estos tiempos del COVID-19, permitiendo a su vecino del norte deportar a su territorio ciudadanos de cualquier país, incluso muchos de ellos sin su debido proceso y sin que les sea brindada la protección necesaria a los solicitantes de asilo”, indicaron.

Especificamente se refirieron al ingreso de ciudadanos no mexicanos que provienen de Estados Unidos, a quienes los consideran “presas fáciles del crimen organizado”.

Asimismo, se mostraron preocupados porque México sigue deportando ciudadanos centroamericanos, especialmente a migrantes hondureños a Guatemala, “violando el derecho internacional y dejando a estos ciudadanos hondureños en una situación de total desprotección, elevando así su grado de vulnerabilidad”.

De otro lado, dieron a conocer que Guatemala, por su parte, está permitiendo el paso de personas migrantes por su territorio, aun bajo el supuesto de fronteras cerradas y bajo el silencio cómplice del gobierno de Honduras “que no hace lo suficiente para atender las necesidades de su población y mantener igualmente el control de las fronteras que dice tener cerradas”.

“Los países necesitan dejar de un lado las ambigüedades respecto a sus políticas migratorias y sobreponer el bien de la humanidad a los intereses económicos y políticos”, expresaron.

Es por ello, que han pedido a los gobiernos de estos tres países detener las deportaciones, hacer cumplir el derecho internacional que prohíbe a un país deportar a un extranjero a otro país que no sea su país de origen o donde tenga establecida su legal residencia, así como garantizar la adecuada atención médica a los migrantes.

Puede leer el documento íntegro de la Pastoral de Movilidad Humana haciendo clic en el siguiente enlace: Comunicado de las Pastorales de Movilidad Humana de México, Guatemala y Honduras

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.