“Recemos hoy por los ancianos, especialmente por quienes están aislados o en los asilos de ancianos”. Con esta intención comenzó el Papa Francisco la celebración de la Eucaristía esta mañana, miércoles 15 de abril, en la capilla de la Casa de Santa Marta.

“Ellos tienen miedo, miedo de morir solos. Sienten esta pandemia como algo agresivo para ellos. Ellos son nuestras raíces, nuestra historia. Ellos nos han dado la fe, la tradición, el sentido de pertenencia a una patria. Oremos por ellos para que el Señor esté cerca de ellos en este momento”.

De otro lado, Bergoglio recordó además el Evangelio (Lc 24, 13-35), sobre el pasaje del encuentro de Emaús, en el que Jesús resucitado camina con los discípulos de Emaús explicándoles el misterio de su muerte. En este marco, el Obispo de Roma recordó en su homilía: “Los dos discípulos lo invitan a quedarse con ellos, y reconocen al Señor sólo cuando parte el pan en la mesa”.

Francisco ha matizado que “Dios es fiel a su promesa, está cerca de su pueblo, se hace sentir como el salvador del pueblo: la fidelidad de Dios es una fiesta y una alegría para todos nosotros, como lo hizo con el paralítico curado, es una fidelidad paciente y enardece el corazón como sucedió con los discípulos de Emaús. Y nuestro ser fiel es una respuesta a esta fidelidad”.

Del mismo modo, las lecturas de la Biblia elegidas para hoy fueron tomadas de los Hechos de los Apóstoles (3, 1-10), en las que un hombre, paralítico de nacimiento, es curado, a través de la oración de Pedro, “en nombre de Jesucristo”, y del Salmo 104,1-9, en el que se proclama: “Que se alegren los que buscan al Señor”.

Fuente: ZENIT

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.