Ayer, 17 de junio, se conmemoró el “Día de la conciencia”, inspirado en el testimonio del diplomático portugués Arístides de Sousa Mendes, que hace ochenta años decidió seguir la voz de la conciencia y salvó la vida de miles de judíos y otros perseguidos. Al respecto, el Papa hizo un llamamiento pidiendo que  se respete siempre y en todas partes la libertad de conciencia; y que cada cristiano dé ejemplo de coherencia con una conciencia recta e iluminada por la Palabra de Dios.

Al momento de saludar al pueblo polaco, Francisco recordó que ayer fue  la memoria litúrgica de San Hermano Albert Chmielowski, protector de los pobres, quien ayudó a los desamparados y marginados a encontrar un lugar digno en la sociedad. Imitando el ejemplo de San Francisco de Asís, se le llama el “Pobrecillo” polaco. El lema de su vida era: “Ser bueno como el pan”. Sigámoslo con amor fraternal, dijo el Papa, llevando ayuda a los hambrientos, a los perdedores de la vida, a los pobres, a los necesitados y especialmente a los sin techo. Alabado sea Jesucristo.

En sus saludos, el Papa recordó también que este viernes 19 de junio celebraremos la Solemnidad del Corazón de Jesús. En francés, pidió que no tengamos miedo de presentarle todas las intenciones de nuestra humanidad sufriente, sus miedos, sus miserias.

En italiano, el Santo Padre, invitó a todos a descubrir las riquezas escondidas en el Corazón de Jesús, a aprender a amar al prójimo.  Esta fiesta, es  tan querida por el pueblo cristiano. Pidió que dirijamos la mirada al Corazón de Jesús y encontraremos paz, consuelo y esperanza.

En español, Francisco recordó que también este viernes, coincidiendo con la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, quiso llamar a toda la Iglesia Universal a una Jornada Mundial por la Santificación de todos los Sacerdotes.

A los fieles de habla hispana, el Papa los animó a rezar por los sacerdotes, por su párroco. “Por aquellos que están cerca de ustedes y conocen…, para que a través de vuestra oración el Señor los fortalezca en su vocación, los conforte en su ministerio y sean siempre ministros de la Alegría del Evangelio para todas las gentes”, dijo.

Fuente: Arzobispado de Lima



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.