Durante el Ángelus del sábado 15 de agosto, el papa Francisco recordó con preocupación la situación que se vive actualmente en algunos países, específicamente en la región septentrional de Nigeria. También señaló las tensiones que se están viviendo en torno al Nilo entre los países de Egipto, Etiopía y Sudán.

A todos estas naciones, invitó a “continuar por la vía del diálogo” para que el río sea elemento de unión y no de división generando incomprensión o conflicto. “Sea el diálogo la única opción por el bien de vuestras poblaciones”, reclamó.

De otro lado, se detuvo a hablar sobre la llegada del hombre a la Luna. “Este es un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad”, dijo el Papa, citando a Neil Amstrong, quien realizó esta hazaña. Para Francisco, la llegada a la luna es comparable a la Asunción de María al cielo e incluso “un logro infinitamente mayor”.

En ese sentido, Bergoglio explicó que “no tiene sentido ir a la luna si no vivimos como hermanos en la Tierra”. Por todo ello, concluyó su reflexión con algunas preguntas: “¿Nos acordamos de alabar a Dios? ¿Le agradecemos las grandes cosas que hace por nosotros?”.

Y es que “si olvidamos lo bueno, el corazón se encoge. Pero si, como María, recordamos las grandes cosas que hace el Señor, si al menos una vez al día lo magnificamos, entonces damos un gran paso adelante”, sentenció. .

Fuente: Vida Nueva



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.