Esta mañana, el Papa Francisco ha aceptado la renuncia de tres obispos chilenos y dentro de ellos se encuentra el Obispo de Osorno, Juan de la Cruz Barros, figura clave en los casos de abuso sexual cometidos por la Iglesia chilena.

Como se conoció en abril del presente año, Barros habría presentado su tercera carta de renuncia; sin embargo, del 15 al 17 de mayo se llevó a cabo tres días de reflexión en el Vaticano por el abuso de poder y sexual que perpetró la Iglesia en las últimas décadas, lo que habría provocado que ahora 34 obispos presenten su renuncia al Sumo Pontífice, para “manifestar su voluntad de remediar el sistema que permitía la ocultación del abuso”.

Sobre este caso, el Papa ya se había pronunciado anteriormente. Durante su viaje a Chile y Perú en enero de este año, defendió a Barros aludiendo a que no existían pruebas; pero en abril reconoció “graves errores en la evaluación y percepción de la situación, debido a la falta de información veraz y equilibrada”. Por ello, se viene reuniendo desde entonces con las víctimas y los obispos chilenos.

Y según se supo, luego de aceptar la renuncia de Barros al gobierno pastoral de su diócesis, ha designado al administrador apostólico vacante, Jorge Enrique Concha Cayuqueo, quien es obispo auxiliar de Santiago.

Las otras dos renuncias que Francisco también ha aceptado son las del Monseñor Cristián Caro Cordero, Arzobispo de Puerto Montt, y Monseñor Gonzalo Duarte García, Obispo de Valparaíso, debido a su avanzada edad. En sus lugares, ha nombrado al Padre Ricardo Basilio Morales Galindo, provincial de los Mercedarios en Chile y a Monseñor Pedro Mario Ossandón Buljevic, Obispo de Santiago, respectivamente.

Fuente: Zenit

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *