El Papa Francisco aceptó ayer la renuncia de Alejandro Goic Karmelic, de Rancagua, y Horacio del Carmen Valenzuela, de Talca, otros dos obispos implicados en el caso Karadima, informó la Santa Sede. Con ambas dimisiones, asciende a cinco el número de renuncias de religiosos, de alto rango del país, que el pontífice admite hasta el momento.

Por un lado, Alejandro Goic, de 78 años, emitió el mes pasado un comunicado en el que se disculpaba por no actuar rápidamente cuando se enteró de acusaciones de abuso sexual por parte de curas en su diócesis; mientras que Horacio del Carmen, de 64 años, fue uno de los cuatro obispos formados para el sacerdocio décadas atrás por Fernando Karadima.

Según un comunicado de la Conferencia Episcopal de Chile, estos obispos serán reemplazados por comisionados, conocidos como administradores apostólicos.

Como se recuerda, Francisco aceptó la renuncia de tres obispos el 11 de junio, entre ellos Juan Barros, acusado de encubrir los abusos eclesiales. Además de ellos, el mes pasado, 34 obispos chilenos presentaron su renuncia, tras asistir a una reunión de emergencia con el Papa por el encubrimiento de abusos sexuales en Chile.

Con respecto a esto último, Francisco ha declarado recientemente para la agencia de noticias Reuters que “estaba considerando aceptar las renuncias de más obispos chilenos” y que Karadima es “una persona gravemente perturbada”.

“Las familias llevaron a sus niños a Karadima porque creían que la doctrina era sólida y no sabían qué estaba sucediendo allí”, finalizó.

Fuente: Religión Digital



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *