El Papa Francisco aceptó ayer la renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Adelaida (Australia), presentada por Monseñor Philip Edward Wilson, según comunicó la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Como se sabe, el sacerdote australiano, de 67 años fue declarado culpable y sentenciado a 12 meses de prisión por encubrir y no denunciar al sacerdote James Fletcher, quien abusó de niños en la década de los setenta, y además con quien colaboró en la diócesis de Maitland-Newcastle. De esta manera, Wilson se ha convertido en el miembro de mayor rango de la Iglesia Católica en haber sido hallado culpable de encubrimiento en casos de pederastia.

Ahora, según informó la Santa Sede, el próximo 14 de agosto, los jueces decidirán si el sacerdote cumple la pena en la cárcel o bajo arresto domiciliario, puesto que padece problemas de salud.

El lugar de Wilson lo ocupará ahora Monseñor Greg O’Kelly, quien fue nombrado el pasado 03 de junio como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Adelaida y ya se ha manifestado sobre estos casos de abuso: “Debemos ser conscientes del impacto en los sobrevivientes, en sus familias y en todos aquellos que los aman”, dijo.

Asimismo, O’Kelly asegura que fue “testigo de la angustia y el dolor de las víctimas” y pide que la Iglesia continúe haciendo todo lo posible para escuchar y apoyar a las víctimas, pues es fundamental el “compromiso con la seguridad de cada niño en nuestra Iglesia y en nuestras escuelas”.

Por otro lado, la Conferencia Episcopal de Australia también se pronunció. A través de una nota de prensa, señalaron que la decisión del Papa “trae algo de consuelo, a pesar del constante dolor que soportan las víctimas”.

Fuente: Zenit



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.