En el último día de la VIII Cumbre de las Américas, todos los países que asistieron a nuestro país firmaron el acuerdo denominado “Compromiso de Lima”, el cual tuvo como eje central la “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción”, con la cual buscan frenar la corrupción a nivel mundial.

En el documento, se afirma que “la prevención y el combate a la corrupción son fundamentales para el fortalecimiento de la democracia y el Estado de derecho, y que la corrupción debilita la gobernabilidad democrática, la confianza de la ciudadanía en las instituciones y tiene un impacto negativo en el goce de los derechos humanos y el desarrollo sostenible”.

El Compromiso de Lima engloba siete temas principales, tales como el fortalecimiento de la gobernabilidad democrática; la transparencia, acceso a la información, protección de denunciantes y derechos humanos; financiamiento de organizaciones políticas y campañas electorales; prevención de la corrupción en obras públicas, contrataciones y obras públicas; cooperación jurídica internacional; fortalecimiento de mecanismos interamericanos anticorrupción; y el seguimiento de informes.

Dentro de los más de 50 puntos abordados, destacan algunos como la necesidad de “adoptar un marco legal para responsabilizar a las personas jurídicas por actos de corrupción”, “fortalecer el marco internacional de cooperación jurídica e institucional para prevenir que los sistemas financieros de la región puedan ser utilizados para la transferencia y ocultación de fondos provenientes de corrupción”, “impulsar la adopción de medidas que muevan la transparencia, rendición de cuentas, contabilidad apropiada y bancarización de los ingresos y gastos”.

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *