Con ocasión los 40 años de la Tercera Conferencia Episcopal de Puebla, se organizó recientemente en la Universidad Iberoamericana de esa ciudad colombiana el tercer Encuentro Iberoamericano de Teología entre el martes 23 y jueves 25 de abril. Durante el evento destacó la primera sesión, en la que se habló sobre la “sinodalidad y reforma de la Iglesia” católica.

La primera ponencia estuvo a cargo del teólogo hispano-venezolano, Pedro Trigo, titulada ‘Caminar con los pobres de la tierra y de un modo particular con los pobres de espíritu’. Con frases directas, al estilo del papa, Trigo comenzó de esta manera: “Nunca habrá sinodalidad en el seno del pueblo de Dios mientras no haya sinodalidad del pueblo de Dios con los pobres de la tierra”. En primer lugar dijo que “solo caminando con los pobres, los humanos conseguiremos caminar juntos”, ya que es por ellos que tiene sentido la lucha política para cambiar las estructuras económicas y de poder.

En ese aspecto, Trigo explicó que caminar con los pobres también significa seguir a Jesús ya que “los pobres fueron compañeros de camino de Jesús, porque Jesús vivía en la calle, no tenía donde reclinar la cabeza”. A esto, añadió que no solo debemos caminar con ellos, sino ponernos en su lugar. De otro lado el ponente dijo que hoy vivimos en una sociedad y en una Iglesia piramidal. “Por eso, el Papa Francisco apuesta por el modelo de la pirámide invertida: arriba está el pueblo de Dios, sobre todo el pueblo pobre. La jerarquía está abajo, y el Papa, debajo de todos. Porque el poder de la Iglesia es servicio y servicio por abajo”.

Luego de esta intervención, el turno fue para uno de los organizadores del evento, el teólogo venezolano, Rafael Luciani, quien habló sobre “la sinodalidad, un nuevo modelo eclesial de proceder”. Luciani subrayó, en primer lugar, el paso “de la conversión pastoral a la pirámide invertida”, e indicó que se trata de “poner en marcha un proceso de conversión que replantee las dinámicas y el manejo del poder en las estructuras eclesiales, así como un nuevo modo de proceder que integre a la totalidad de los fieles como punto de encuentro y de salida”, donde las decisiones no solo sean aprobadas por la Iglesia sino por todos.

Finalmente, el teólogo chileno, Carlos Schickendantz abordó el tema candente de los abusos sexuales por parte del clero. Su ponencia fue denominada “Estándares contemporáneos de buena gobernanza, hacia una sinodalidad estructural”. Schickendantz centró su ponencia en tres informes sobre abusos sexuales del clero: un estudio americano, australiano y alemán. Una de las conclusiones de los tres informes es que “el modelo eclesial no es saludable y, más aún, es peligroso para los pequeños”. Por eso, el teólogo chileno terminó hablando acerca de una reforma urgente que necesita la Iglesia, ya que se trata de un fracaso institucional: “las reformas aparecen, por primera vez, como una imprescindible e impostergable política de salud pública”, expresó.

Tras el correspondiente debate, el congreso se adentró en las ‘Perspectivas canónicas’ de la sinodalidad, Concluyó con una eucaristía, presidida por el cardenal de Caracas, Baltazar Porras, junto con el arzobispo de la ciudad y el rector de la universidad Ibero de Puebla.

Fuente: Religión Digital



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.