“Celebramos este domingo la Solemnidad de la Santísima Trinidad, una fiesta muy propia del mundo católico que nos aproxima al misterio de la Trinidad: Dios siendo uno es tres personas a la vez, comentó Bytton. La vida es un misterio, y este tiempo nos está haciendo ver que todo es un misterio”.

“La Trinidad nos acerca a una cuestión particular: podemos estar solos y separados pero al mismo tiempo juntos, porque cada vez que nos acercamos al misterio de la Trinidad podemos comprender que nunca estamos solos cuando pensamos unos en otros, y cuando nos entregamos generosamente al servicio y al compromiso por los demás”, agregó el Padre Juan Bytton.

En ese sentido, el Evangelio de hoy (Juan 3,16-18) nos da algunas luces: “Dios lo entregó todo, entregó a su hijo, todo lo que Él tenía, siendo todo entregó todo para que tengamos vida eterna”, explicó.

El misterio de la Trinidad nos abre a la totalidad y a la plenitud. Hoy que hasta el aire cuesta, valoramos la vida y aprendemos que, en ese misterio está la plenitud, cuando la comunidad se hace solidaridad, cuando algo alcanza para todos y cuando todos podemos compartir algo.

“Eso es lo que hizo Dios con nosotros y vamos a pedir que se refleje la unidad y la comunidad de amor en la unidad y la comunidad de entrega y de servicio donde hay paz, justicia y salud para todos”, concluyó.

Fuente: Arzobispado de Lima