La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y las Oficinas de ONU para América del Sur en Colombia y Bolivia hicieron un llamado, el pasado 5 de junio, los Estados a implementar apoyos socioeconómicos adecuados para los pueblos indígenas de la Amazonía.

También reiteraron la necesidad de apoyar las medidas de autocuidado, fortalecer la participación de las autoridades indígenas en las decisiones que se tomen y fiscalizar la efectividad de las medidas orientadas a proteger sus derechos.

En el pronunciamiento por el reciente Día Mundial del Medio Ambiente, las organizaciones internacionales recordaron que la Amazonía está habitada por más de 420 pueblos indígenas, y al menos 60 de ellos están en aislamiento voluntario. Sin embargo, la propagación del COVID-19 ha crecido de una manera exponencial, afectando la supervivencia de los pueblos que requieren medidas tanto en lo referente a los contagios como al impacto sobre sus derechos por causa de la pandemia. En esta parte del mundo se ha hecho evidente la ausencia o la limitada presencia estatal, situación de carácter histórico que viene afectando a los pueblos originarios.

Al respecto la ONU y sus agencias de cooperación “Llaman a los Estados a respetar las medidas de autoaislamiento adoptadas por los pueblos indígenas —sean estas tradicionales o a raíz de la pandemia, como cordones sanitarios—, así como a proveerles material de protección personal de forma segura. También es de suma importancia compartir con los pueblos indígenas información culturalmente adecuada y en sus propias lenguas o dialectos, que sea veraz y oportuna respecto a la contingencia“.

Por otra parte, advierten a los Estados que deben garantizar procesos de consulta previa, libre, informada y de buena fe con las comunidades indígenas. Especialmente sobre aquellas políticas de recuperación que afectan sus derechos y legítimos intereses, sobre todo cuando se trata de la apertura de territorios indígenas a mega proyectos de industrias extractivas o iniciativas similares, que supuestamente buscan progreso pero solo generan dividendos para unos pocos.

La declaración proferida con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente aparece firmada por el representante de ONU Derechos Humanos en América del Sur, Jan Jarab; su par en Colombia, Alberto Brunori, el coordinador de la misión en Bolivia Alan García Campos y el Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao.

El 5 de junio la Red Eclesial Panamazónica informó que hasta el momento se calculan 212.105 personas contagiados y 8.866 fallecidos por COVID-19 en esta región que abarca territorios de Colombia, Venezuela, Brasil, Ecuador, Perú y Bolivia.

Fuente: CELAM



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.