Las conferencias de obispos europeos (COMECE) ha emitido un comunicado “ante los graves ataques contra la Iglesia y la persona del Santo Padre”, en el que “reafirma al Papa Francisco su apoyo, fidelidad y confianza”.

En este documento, publicado el 31 de agosto, los obispos condenan “los intentos de dividir a la Iglesia de Cristo” por parte de los sectores ultraconservadores que buscan acabar con Francisco. Asimismo piden “a todas las personas de buena voluntad que trabajen con fe, en el desarrollo de un mundo de justicia, verdad y paz”.

De otro lado, el arzobispo portugués José Tolentino, quien acaba de tomar posesión del cargo de responsable de la Biblioteca Apostólica y del Archivo del Vaticano, subrayó que Francisco “es la referencia de una Iglesia que quiere purificarse de los delitos”.

“El es primero en dar ejemplo. No es solo dentro de la Iglesia sino que muchos no creyentes manifiestan su respeto y admiración por Bergoglio. Sus actos hablan y son un ancla de esperanza para nuestro tiempo”, agregó el prelado.

Finalmente, el cardenal de Leiria-Fátima, António Marto, sostuvo que tras la carta de Viganò se esconde “una campaña organizada por los ultraconservadores para herir de muerte” al papa.

El responsable del santuario portugués de Fátima acusó al sector ultraconservador de la Iglesia de aprovechar la ocasión para “dar un golpe de muerte” a Francisco.

Fuente: Religión Digital



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.