La Iglesia de Venezuela, luego de su  reunión de comisiones celebrada del 13 al 15 de octubre, ha denunciado en una exhortación pastoral la dramática situación social, económica, moral y política que vive el país en medio de la pandemia del Covid-19.

Los obispos expresaron su profunda preocupación ante las próximas elecciones parlamentarias convocadas por Nicolás Maduro para el 6 de diciembre, que “lejos de contribuir a la solución democrática de la situación política que hoy vivimos, tiende a agravarla”, se lee en el comunicado.

Por ello “es inmoral realizar elecciones cuando el pueblo sufre las consecuencias de la pandemia, carece de las condiciones mínimas para su subsistencia, y no existe transparencia en las reglas y mecanismos de verificación que deben regir un proceso electoral”.

Los prelados una vez más han reafirmado que el gobierno de Nicolás Maduro carece de legalidad, puesto que las elecciones del año 2018 “estuvieron signadas por condiciones ilegítimas que han dejado al actual régimen, a los ojos de Venezuela y de muchas naciones, como un poder de facto”.

También han criticado a los sectores de oposición que “se muestran divididos y sin presentar una alternativa verdadera de cambio”, por ello han recordado que “no basta la simple abstención”. Al respecto piden tomar acciones más contundentes que lleven al verdadero cambio democrático dejando de lado las aspiraciones partidistas.

Fuente: Vida Nueva



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.