Aproximadamente a las 9 de la mañana del jueves 29 de octubre, se produjo un ataque dentro de la basílica de Notre Dame, en Niza (Francia). Fuentes del Gobierno confirmaron que tres personas fueron asesinadas y varias se encontraban heridas.

Transcurrido poco tiempo, los obispos de Francia difundieron un comunicado en el que afirman que “a pesar del dolor que los atenaza, los católicos se niegan a ceder al miedo y, junto con toda la nación, quieren enfrentarse a esta traicionera y ciega amenaza”.

“Nuestros pensamientos y oraciones se dirigen a las víctimas, los heridos, sus familias y seres queridos”, se lee en el mensaje.

Este terrorismo “pretende causar angustia en toda nuestra sociedad. Es urgente que esta gangrena se detenga, así como es urgente que recuperemos la indispensable fraternidad que nos mantendrá a todos en pie ante estas amenazas”, piden.

De otro lado, el Papa también se pronunció a través de un telegrama, en el que manifestó su pésame por las víctimas de este atentado.

En el texto, difundido por la Oficina de Prensa del Vaticano el mismo día, se lee que “informado del salvaje ataque perpetrado esta mañana en una iglesia de Niza, que ha causado la muerte de varias personas inocentes”, el Santo Padre “se une en oración al sufrimiento de las familias afligidas y comparte su dolor”.

Fuente: Zenit



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.