Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima, recorrió las instalaciones de la Villa Panamericana de Lima, el pasado 5 de junio, donde presidió la Celebración Eucarística ofrecida por todos los pacientes de de Covid-19 que cumplen su aislamiento allí: “ábranse al amor y a la misericordia de Jesús, Jesús nunca te juzgará, Jesús te abrirá el camino de vida siempre y no te ama por lo que hagas, te ama por lo que eres”, expresó.

“La diócesis de Lurín y la Arquidiócesis de Lima, estamos unidos para recordarles que no están solos, sólo en el Señor está la fuente real de nuestra vida, Él es el Mesías de verdad, el que tanto esperaba tu corazón, Él es el Señor, nadie va al Padre si no por Jesús” comentó durante su homilía.

Meditando sobre el Evangelio de hoy (San Marcos 12, 35-37), el Obispo hizo énfasis en la importancia de las palabras pronunciadas por el Señor y explicó que “Jesús es Mesías y Jesús es Señor, es hombre y Dios, y por lo tanto, no hay nada en tu vida y en tu corazón que Jesús no haya experimentado”.

“Nosotros usamos habitualmente estas palabras para reconocer y alabar a Jesús, le llamamos Mesías, pero también le llamamos Señor ¿Qué significado tienen estas dos palabras? Tiene mucho que ver con nuestra propia vida, si le llamas Mesías implicará aceptar a Jesús como centro y norte de tu vida, y se le llamas tu Señor has reconocido la fuente de tu vida en Él, y por lo tanto, estaríamos necesariamente dispuestos a hacer la voluntad del Padre que nos lo ha enviado a Él” acotó en otro momento.

Continuando con su prédica, el Obispo Auxiliar hizo énfasis en la importancia de seguir a Jesús antes que a otros ídolos de “pie de barro” que encontramos en la actualidad en todos los sectores de la sociedad.

“Ojalá los jóvenes se replantearan el sentido del Mesianismo de Jesús, hoy que hay tantos patrones de vida, grandes ídolos que luego se caen a la primera, ídolos de pie de barro, ídolos en el mundo de la política, en el mundo de la música, en el mundo del cine, ídolos que al poco tiempo se derrumban, pero el que permanece más de 2000 años es Jesucristo, nadie va al Padre si no por Él”, añadió.

“Por eso hermanas y hermanos, estamos aquí para recordarles eso, ábranse al amor y a la misericordia de Jesús, Jesús nunca te juzgará, Jesús te abrirá el camino de vida siempre y no te ama por lo que hagas, te ama por lo que eres, pero para seguir a Cristo tienes que ser valiente, seguir a Jesús es seguir la vida, es seguir sus pasos”, finalizó.

Fuente: Arzobispado de Lima 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.