El pasado 13 de abril, monseñor David Martínez, obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, publicó un mensaje de esperanza dentro del contexto en el que vivimos debido a la expansión del coronavirus a lo largo de todo el Perú, y especialmente en la Amazonía.

Monseñor Martínez indicó que “De nada sirve asustarnos y dejar de lado nuestras responsabilidades. Es cierto que se avecinan tiempos difíciles, que la vida nos ha colocado en nuestro sitio. Nos creíamos “todopoderosos”, se nos había olvidado nuestra vulnerabilidad, nuestra fragilidad. Pero vamos a salir adelante, porque Dios nunca abandona a su pueblo. Tenemos que confiar en Dios y en nuestras autoridades. Si buscamos el bien de todos, saldremos de esto”, expresó.

A continuación monseñor David recuerda tres reglas básicas para combatir la pandemia: “Hay que lavarse las manos. Pero no como Pilatos, sino un lavarse las manos que nos hace ser responsables. Un distanciamiento social, pero no un desentenderse del hermano necesitado. Y tercero, el confinamiento. Vamos a ser obedientes, a quedarnos en nuestras casas. Y aprovechar este tiempo para crecer en familia que es la base de la sociedad.”

Foto: Dominicos.org



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.