Cruz de Mayo cuenta con alrededor de 3700 habitantes, divididos en 21 sectores, y las tierras que ocupa superan las 4000 hectáreas. Como toda comunidad o grupo de individuos, tiene sus encuentros y desencuentros. Para ello la comunidad ha creado un estatuto que regule las normas para regir la armonía del grupo y asegurar una convivencia ordenada. Pero como suele pasar en algunas ocasiones, las normas escritas no siempre son cumplidas, así como también existen otras leyes tácitas que no están escritas, pero que sin embargo se cumplen. En ese sentido Cruz de Mayo ha decidido modificar su estatuto para organizar, regular y afinar las normas establecidas y así asegurar su cumplimiento.

 

El estatuto de la comunidad campesina de Cruz de Mayo data de 1979. A raíz del crecimiento poblacional y los cambios que esto trae, se estableció realizar cambios cada seis años. Estas modificaciones evidenciaron la necesidad de contar con un profesional que los oriente y defina unas bases sólidas para permitir la creación de un estatuto acorde a las necesidades del campesino.

 

Uno de los principales problemas internos que tiene la comunidad Cruz de Mayo es con respecto a los integrantes que no cumplen con el estatuto, ya que éste no coincide con la realidad de la comunidad. Mientras que de manera externa, existe un conflicto con la empresa Orazul Energy, que se dedica a actividades energéticas y mineras. Esta compañía insiste en operar en la zona donde se ubica la comunidad, debido a los recursos hídricos naturales de la región, principal fuente de agua para diversas actividades agrícolas y pecuarias, así como para consumo humano.

 

Lo que se busca con estas modificaciones es que el nuevo Estatuto sea justo y aplicable en todo nivel. Se espera que este nuevo estatuto se amolde a la realidad de la comunidad para que pueda ser cumplido en su totalidad por todos los miembros de la comunidad campesina y sobre todo contar con el apoyo de dirigentes, agentes pastorales y líderes comuneros para incentivar el cumplimiento de las normas.

 

Dentro del marco de la actualización del Estatuto Comunal, se deben realizar dos actividades primordiales. La primera, es la recopilación de la mayor cantidad de estatutos de las comunidades campesinas para analizar los artículos que lo conforman. De esta manera se tendrá mayor claridad en la toma de acciones, que pueden ser la eliminación, la modificación o la introducción de nuevos artículos. La segunda actividad es la nueva lectura de la normatividad relacionada a las comunidades campesinas, sobre todo aquellas expedidas en los últimos diez años, para poder compararla con otras normas legales y convenios internacionales  suscritos por el Perú. Ambas actividades deberán contar con la participación activa de los 21 sectores de la comunidad, no solo con los dirigentes, sino con el involucramiento de todos los comuneros y comuneras.

Con información de ADAN PAJUELO, miembro del Observatorio Socioeclesial “Signos de los Tiempos”



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.