En una entrevista publicada por el portal Vatican News el martes 16 de julio, el Observador Permanente de la Santa Sede en la FAO, monseñor Fernando Chica Arellano, consideró que las cifras del informe de la ONU sobre el hambre en el mundo “son desalentadoras”. Y es que según su último informe, más de 820 millones de personas continúan padeciendo hambre en el mundo.

De acuerdo al estudio, mientras el hambre en el mundo “lleva tres años sin disminuir, la obesidad sigue creciendo”. Estos datos sostienen la idea, declara monseñor Fernando Chica, “que no son simplemente frías estadísticas, sino historias y relatos de vidas truncadas, futuros que verdaderamente no se van a poder llevar a cabo porque muchos dejarán su vida en el camino”.

Sin embargo, el Observador Permanente considera que estas cifras alarmantes son al mismo tiempo “una llamada a la esperanza, al trabajo conjunto y a que pongan más voluntad los países en poder terminar de una vez por todas con esta serie de flagelos”. En ese sentido, explicó que faltan solo 10 años para llegar a la fecha-meta del ODS 2 de “hambre cero” en todo el mundo.

El informe ha sido elaborado en conjunto por los responsables de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (WFP) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Informe ONU sobre hambre 2019

Fuente: Vatican News



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.