Emotivo fue el acto de entrega de los restos de una persona de sexo femenino asesinada en 1997 por militares del Ejército Peruano. Ocurrió el miércoles 31 de agosto, cuando funcionarios de la Dirección General de Búsqueda de Personas Desaparecidas del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, encabezados por la Lic. Yenny Sanchez Agurto, arribaron a Aucayacu, capital del Distrito de José Crespo Castillo (Alto Huallaga), para hacer la entrega de los restos de quien en vida fue Paula Noreña Santos, a sus familiares.

Participaron en el acto la alcaldesa del distrito, Silvia Cloud Tapia; el subprefecto, Juan Carlos Callan Piña; familiares de la difunta y un importante grupo de personas allegadas a los deudos. Según testimonios, la mujer fue asesinada por disparos de armas de fuego, junto a su hija de un mes de nacida y un peón. El horrendo hecho se perpetró en el caserio La Muyuna de Anda, exactamente el 14 de octubre de 1997.

La víctima, en ese entonces, tenía 33 años de edad y su cuerpo, recuperado en restos óseos, fue entregado en un cajón blanco a su hija Elizabeth, quien al hacer uso de la palabra recordó entre sollozos el cruento y triste episodio en que perdió a su progenitora y su pequeña hermana.

Elizabeth Bedoya Noreña, hija de Paula Noreña Santos, mujer asesinada en 1997.

Entre tanto, la alcaldesa distrital hizo entrega de un arreglo floral y pidió perdón a los deudos a nombre del Estado por la pérdida irreparable de Paula Noreña Santos. Asimismo, dijo que comparte el dolor de los familiares y expresó su deseo para que violencia no vuelva nunca más a nuestro pueblo.

Testimonio de Elizabeth Bedoya Noreña, hija de Paula Noreña, mujer asesinada en 1997:

 

Enviado por Bladimir Angulo desde Huánuco, miembro del Observatorio Socio Eclesial “Signos de los Tiempos”.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.