El beato Anacleto González Flores fue declarado patrono de los laicos mexicanos el pasado 11 de julio, a través de un decreto aprobado por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM). Así lo dio a conocer la propia CEM el lunes 29, mediante un comunicado.

Según se indicó, la CIII Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano votó por unanimidad la propuesta de declarar al beato Anacleto González como patrono de los laicos. Paralelamente, se aprobó la instauración del tercer fin de semana de noviembre como el Día del Laico.

“En la alegría de la oración nos encomendamos al nuevo patrono de los laicos. Que el ejemplo de su entregado amor a Dios nos recuerde que el camino de la santidad es un martirio vivificante que solo es posible gracias a la fuerza de Dios”, finaliza el mensaje.

Anacleto González Flores nació en Jalisco (México) en 1888. Participó en actividades sociales y políticas de México para promover el Reino de Dios. Organizó la Unión Popular, movimiento obrero, femenino, campesino y popular que buscaba fomentar la catequesis y oponerse al gobierno local y federal, en contra de las medidas de supresión de libertades religiosas. Por su apuesta a favor del pacifismo y la no violencia, en tiempos en que México enfrentaba un conflicto armado, Anacleto era conocido como el “Gandhi mexicano”.

Por medio de la edición de libros, artículos, discursos y ejerciendo su profesión de abogado, defendió los derechos de los católicos públicamente, recibiendo la condecoración de la Cruz pro Ecclesia et Pontifice de la Santa Sede. El 1 de abril de 1927 dieron muerte a Anacleto. Fue beatificado por Benedicto XVI el 20 de noviembre de 2005, junto con otros 8 mártires.

Fuente: Zenit

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.