Por P. Edmundo Alarcón

Una de las imágenes más conmovedoras que deja la XXXIV Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2019 realizada en Panamá es la que muestra a tres jóvenes levantando sobre sus cabezas la silla de ruedas donde está su amigo Lucas Henríquez, un joven con parálisis mixta lo que no le permite caminar ni hablar, los amigos lo alzaron para que él pueda ver al papa Francisco que pasaba raudo, pero que pudo verlo y darle a lo lejos la bendición que tanto quería. Esta hermosa imagen recuerda otra similar del evangelio, en la que otros jóvenes llevaron a su amigo paralítico y lo descolgaron desde el techo para ponerlo a los pies de Jesús (Lc 5,18-20).

Este bello signo de amistad y preocupación por el otro, nos habla de “un Dios cercano y cotidiano, un Dios amigo y hermano”. En efecto, los jóvenes con su audacia, a veces temeraria, descolocan de seguridades y temores, e invitan a actuar, a ponerse en marcha, porque el futuro es ahora, está aconteciendo en cada momento de la vida. Así lo dijo el papa Francisco en la Misa de la JMJ: “ustedes no son el futuro son el presente, son el ahora de Dios… Para Jesús no hay un “mientras tanto” sino amor de misericordia que quiere anidar y conquistar el corazón. Él quiere ser nuestro tesoro, porque Jesús no es un “mientras tanto” en la vida o una moda pasajera, es amor de entrega que invita a entregarse”.

En la JMJ el papa nos ha recordado que: “El prójimo es una persona, un rostro que encontramos en el camino, y por el cual nos dejamos mover, nos dejamos conmover: mover de nuestros esquemas y prioridades y conmover entrañablemente por lo que esa persona vive para darle lugar y espacio en nuestro andar”.

El “ahora y el encuentro” han sido signos visibles de esta JMJ, por eso, ponerse en el camino del otro, especialmente del que sufre es, debe ser, el camino del creyente. Los jóvenes con su alegría, fe y esperanza han sido manifestación y presencia del amor de Dios en Panamá tierra de encuentros y puente de océanos”.

– Publicado el 05 de febrero de 2019 en la columna “Religión y vida” de la versión impresa del diario La República.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.