Luego de que las localidades de Santa Rosa y Chapis del distrito de Manseriche, en Loreto, fueran declaradas el pasado 08 de febrero como Zonas de Emergencia debido a los derrames de petróleo en los sectores del Oleoducto Norperuano que provocan como consecuencia, la falta de agua y de alimentos, las comunidades indígenas se reunirán mañana con las principales autoridades locales y nacionales para dialogar y buscar una
solución a los continuos conflictos con las empresas petroleras.

Y es que durante la primera reunión del primer ministro, César Villanueva, con las comunidades nativas, donde también estuvieron presentes los ministros de Energía y de Salud, así como los gobernadores regionales de Loreto y representantes de las principales empresas petroleras del país, se acordó programar para el martes 12 de febrero la instalación de la Mesa Técnica de Trabajo en la localidad de Félix Flores.

En esta reunión, además de los representantes de la comunidad Shapis y de las cinco cuencas afectadas de los ríos Marañón, Tigre, Pastaza, Corrientes y Chambira, también participarán los trabajadores petroleros y especialistas del Ministerio de Salud, quienes realizarán exámenes toxicológicos a los pobladores loretanos para descartar cualquier tipo de enfermedad derivada de las contaminaciones de los ríos y bosques amazónicos.

También se abordarán el tema de las necesidades básicas, ignoradas aún por el gobierno, como la falta de agua potable, electricidad, centros escolares, centros de salud, medicamentos y la ejecución de proyectos de inversión que no perjudiquen a estas comunidades. “Hacemos un llamado al pueblo de Loreto y al país porque la actividad petrolera tal como se viene desarrollando es insostenible. No hay garantías a los derechos de los pueblos indígenas, ni a la Amazonía”, manifestaron las federaciones indígenas en una carta dirigida a las localidades aledañas.

Los pobladores se defienden

Como se sabe, las comunidades nativas vienen denunciando a lo largo de los años la contaminación generada por los derrames de petróleo que provienen de los oleoductos; sin embargo, algunas refinerías, como Petroperú, han atribuido estos derrames, de hasta 8 mil barriles de petróleo, a los mismos pobladores, alegando que estos cortan las tuberías para mostrar su oposición. Ante esta situación los pobladores de Urarinas retuvieron tres barcazas de la empresa Petroperú y bloquearon la estación Nº 1 del oleoducto Norperuano, cerca del Lote 192, una de las reservas de petróleo más importantes del país, que ha estado paralizada por más de 70 días. Frente a este bloqueo las empresas petroleras declararon que esto ha ocasionado que más de 2 mil personas pierdan su empleo, así como el riesgo de que Loreto se quede desabastecido de combustible.

Otro de los más recientes sucesos ha sido el ingreso de la comunidad Awajún de Manseriche, armados con lanzas, a la estación Nº 5 del ducto, impidiendo el ingreso y salida del personal. Asimismo, otros pobladores de la zona impidieron el paso de un convoy de barcazas que transportaba petróleo, por el río Huallaga, exigiendo así la reparación económica de estas empresas por los continuos derrames.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.