La lideresa bora, Liz Chicaje Churay, obtuvo este martes 22 de enero el ‘Premio Franco-Alemán de Derechos Humanos y Estado de Derecho’ por su destacada labor en defensa de las comunidades indígenas, el medio ambiente y su incentivo para la creación del Parque Nacional Yaguas (Loreto), el cual permitirá conservar y proteger un área de 868 mil hectáreas que alberga la mayor cantidad de especies en el Perú.

De esta manera, se convirtió en la única peruana galardonada de este año. “Llegar a esta meta no ha sido fácil, por eso la alegría de recibir este reconocimiento. Esto es por todos aquellos que hicimos este trabajo en conjunto. La minería ilegal está contaminando las quebradas y el agua. Nuestra meta ha sido cuidar los derechos de las comunidades y su territorio. Gracias a eso seguimos”, expresó la lideresa.

En este evento, los embajadores de Alemania, Stefan Herzberg, y de Francia, Antoine Grassin, resaltaron que una mujer peruana esté dentro de los líderes sociales más importantes que impulsan la protección del medio ambiente y los derechos humanos.

“Queremos rendir homenaje a su esfuerzo. Usted ha estado involucrada con la creación del Parque Nacional Yaguas, ha luchado por el derecho a la consulta previa y ha sido muy activa a nivel nacional e internacional para explicar las dificultades de las comunidades”, dijo el embajador Herzberg.

Por su parte, el embajador francés, Antoine Grassin, destacó que a nivel internacional se resalte la trayectoria de Chicaje en su cuidado por el bosque, en un territorio de más de 800 mil hectáreas ubicado entre los ríos Napo, Putumayo y Amazonas, en la frontera con Colombia y Brasil.

Liz Chicaje Churay es presidenta de la Federación de Comunidades Nativas del Ampiyacu (FECONA) y miembro del Comité de Categorización de la Zona Reservada Yaguas.

Junto a ella, también fueron premiados 14 promotores de los derechos humanos alrededor de todo el mundo. Entre ellos se encuentran Chak Sopheap (Camboya); Yu Wensheng (China); Aminata Traoré (Côte d’Ivoire); Mohamed Lotfy (Egipto); Alfredo Okenve (Guinea Ecuatorial); Nityanand Jayaraman (India) y Hessen Sayah Corban (Líbano), Mekfoula Mint Brahim (Mauritania); Oyub Titiev (Rusia); Anwar al-Bunni (Siria); Vuyiseka Dubula-Majola (Sudáfrica); Sirikan Charoensiri (Tailandia); Daoud Nassar (Territorios Palestinos); y Susana Raffalli Arismendi (Venezuela).

Este premio se otorga anualmente desde 2016 a personalidades que hayan contribuido de manera excepcional a la protección y promoción de los derechos humanos, al Estado de derecho en su país y a nivel internacional.

Fuente: El Comercio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.