El 19 de enero, durante su viaje apostólico a nuestro país, el Papa Francisco visitará Puerto Maldonado. En esta oportunidad Francisco se encontrará con la Iglesia Amazónica y con los pueblos originarios que la habitan. Este evento coincide con el anuncio de la Asamblea Especial del Sínodo de Obispos para la región Panamazónica, en octubre de 2019.

Monseñor David Martínez de Aguirre Guinea, Obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, comenta que el anuncio del Sínodo no los tomó por sorpresa ya que el Papa lo había comentado en la visita ad limina, que tuvieron a mediados de mayo de 2017. Para Monseñor Martínez, esto es una muestra de que Francisco quiere una Iglesia activa y atenta a los pueblos indígenas, así como una Iglesia que esté abierta a todos, y atenta a cuidado de la “casa común”.

Esta noticia no ha tenido efectos directos sobre la visita del Papa a Puerto Maldonado, ya que este encuentro es prácticamente un pequeño sínodo diocesano, por lo que no representa un cambio en las actividades. En este sentido, el anuncio del Sínodo Panamazónico es un motivo de alegría y ánimo para seguir trabajando. La visita de Francisco a Puerto Maldonado es visto como una anticipo de lo que será el Sínodo.

Monseñor Martínez de Aguirre sostuvo que el evento central de la visita de Francisco a Puerto Maldonado será el encuentro con los pueblos originarios en el coliseo “Madre de Dios”. Lo que se quiere con este evento es que Francisco perciba con sus cinco sentidos el ambiente panamazónico y la realidad de sus culturas, con sus sabidurías y riquezas. Según Monseñor Martínez, en el encuentro estarán más de una veintena de grupos indígenas diferentes, así como también pueblos originarios de Bolivia y Brasil.
Para Monseñor Martínez, una Iglesia con rostro amazónico es una Iglesia que se compromete con las dificultades de la Amazonía y que intenta mantener y vivir en armonía, en ese diálogo constante entre el hombre y la naturaleza. Una Iglesia que intenta responder a los problemas de la crisis social que hay y de la cual son víctimas los pueblos amazónicos, y una Iglesia que intenta también busca responder a esta crisis ecológica y ambiental en la que la naturaleza y el ser humano somos lo mismo. Partiendo de esto, la visita del Papa, traerá un mensaje de esperanza y de ánimo para seguir trabajando y luchando por proteger la Amazonía.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *