Por Maria Rosa Lorbés

El nombramiento del nuevo arzobispo de Lima, quien reemplazará a Juan Luis Cipriani por haber cumplido 75 años de edad, constituye una señal clara de los nuevos vientos que corren en la Iglesia desde que llegó al pontificado el papa Francisco, mejor dicho, el obispo de Roma, como a él le gusta presentarse.

Quienes conocemos a Carlos Castillo sabemos que él también tiene el sueño de “una Iglesia pobre y para los pobres”. El perfil de Castillo se acerca más al de esos sacerdotes con olor a oveja que al de los que se creen distantes y superiores a la gente común y corriente. De su profunda formación académica y su interés por la sociología brota su preocupación por los pobres, expresada en su tesis doctoral sobre Bartolomé de Las Casas y su defensa de los indígenas. Después la trayectoria pastoral y docente del nuevo arzobispo de Lima muestran con nitidez su pasión por los jóvenes y los pobres.

Una característica de las novedades de este nombramiento es que el arzobispo electo es un párroco, un pastor que, a partir del 2 de marzo, pasará de esa condición a ser arzobispo. Otra novedad es que el nuevo pastor de Lima es un sacerdote diocesano y no pertenece a ninguna congregación religiosa.

Otro rasgo característico de Carlos Castillo es su experiencia como laico, desde joven, y su compromiso y trabajo laical. De ahí le viene también una fuerza adicional para mantenerse alerta a no caer en el “clericalismo”, esa deformación del servicio sacerdotal entendido como un privilegio que te da derecho a despreciar a los demás cristianos y a abusar de ellos. Para Francisco el clericalismo es el peor pecado de los sacerdotes y obispos, la raíz de todos los casos de pedofilia, corrupción y abusos de poder en que incurren algunos miembros del clero.

En la Iglesia de Lima, Castillo se considera un hijo del querido y recordado Cardenal Landázuri. Se inscribe así en la línea de una Iglesia cercana a la población, una Iglesia en salida, una Iglesia humilde, que es la línea que marca el perfil de los últimos nuevos obispos peruanos nombrados por Francisco.

– Publicado el 28 de enero de 2019 en la columna “Religión y vida” de la versión impresa del diario La República.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.