Por P. George Sunil Kallarakal, Osj*

En nombre de la provincia de los Oblatos de San José en Perú, en este mes de marzo, en la celebración del día de San José nos alegra transmitir tan hermosa teología. Conmemoramos la presencia de San José, proclamado como Patrono de la iglesia católica en Perú y padre universal.

San José es un personaje que interviene en la sociedad en todos los tiempos. Podemos verlo como Padre, Esposo, Educador y como Trabajador en una realidad familiar. Que en palabras del padre Tarcisio Stramare un oblato biblista investigador, encuentra a San José como un hombre que se pone al servicio de la familia, que administra la familia como padre, pero es a la vez el más pequeño porque sirve con amor su esposa e hijo. No engendró a Jesús, pero es su padre, no juzgó a María y aceptó con obediencia la voluntad de Dios en silencio.

A los 31 años de la exhortación apostólica “Redemptoris Custos” (Custodio del redentor) del año 1989 el Papa San Juan Pablo II defiende la plena autenticidad de la paternidad de José.

Sería importante que recordemos cada 19 de marzo a San José, Santo silencioso, que transmitió el gran rol como padre en su familia. Su rol puede ser considerado como un modelo para todos los hombres, con esta celebración buscamos que se visibilice su identidad y la hermosa misión de hombre y Padre.

Podemos concluir recordando a una gran persona devota de San José, como fue San José Marello, fundador de los Oblatos de San José y obispo de Acqui: que dijo: “Tú, oh José, después de la Santísima Virgen, fuiste el primero en estrechar a tu pecho al Redentor, sé nuestro ejemplo en nuestro ministerio que, como el tuyo, es un ministerio de relación íntima con el verbo divino”.

Algunos datos históricos sobre la presencia de San José en Perú

Según el padre José Dammert Bellido, Obispo Emérito de Cajamarca, en el panteón católico, San José es conocido como el Santo silencioso. Fue el Arzobispo, fray Jerónimo de Loayza, el 3 de noviembre de 1560, al escuchar la ferviente devoción de Bernardo Moreno, atendió lo que sería la primera cofradía dedicada a San José, esta cofradía aumentaba en número de personas. Esta cofradía obtuvo una capilla en la antigua iglesia mayor de Lima y al construirse la Catedral adquirió su capilla en 1618, que fue la segunda de la nave izquierda entrando por la puerta del sagrario. En ella se levantó un valioso retablo con las imágenes de Jesús, María y José y escenas del glorioso Santo.

Santo Toribio fundó el 19 de marzo de 1603 el Monasterio de las Descalzas de San José, y existen muchos y variados pueblos que se denominaron en honor del Santo Patriarca, como San José de los Chorrillos en Huarochirí, en Canta, en Chancay, San Mateo, etc., y el nombre oficial de la ciudad de Barranco es “San José de Surco”. Sin embargo recordemos también que el congreso peruano en 1828 un 14 de marzo pocos años después de proclamada la independencia, ya lo habían nombrado patrono del Perú.

*Superior Provincial Congregación Oblatos de San José en Perú

– Publicado el 25 de marzo de 2020 en la columna de opinión “La periferia es el centro” del diario “La República”.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.