Las personas encargadas de impartir justicia tienen una gran responsabilidad. Su labor no es nada fácil. Y tiene unas consecuencias que afectan directamente a la vida de las personas. Por eso han de mantener su independencia e imparcialidad, para asegurar que la justicia tenga siempre la última palabra.

“De los jueces dependen decisiones que influyen en los derechos y en los bienes de las personas. Su independencia les tiene que mantener alejados del favoritismo, de las presiones las cuales pueden contaminar las decisiones que ellos tienen que tomar. Los jueces han de seguir el ejemplo de Jesús, que no negocia nunca la verdad. Recemos para que todos aquellos que administran la justicia obren con integridad, y para que la injusticia que atraviesa el mundo no tenga la última palabra”, afirma Francisco.

El Video del Papa difunde cada mes las intenciones de oración del Santo Padre por los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.