Por P. Edmundo Alarcón

La exhortación pastoral del papa Francisco “Christus Vivit”, fruto del sínodo de obispos sobre los jóvenes se publicó el dos de abril pasado. Este documento es otro regalo de Francisco para la Iglesia, que, como siempre, tiene una gran dosis de novedad, es un rosario de perlas que es necesario valorar y discernir en toda su riqueza, pausadamente y una a una. Aquí algunas.

Una, “muchos jóvenes se cansan de nuestros itinerarios de formación doctrinal, e incluso espiritual”; límpida claridad en esta afirmación, por eso, asevera que el servicio y la solidaridad son oportunidades de apertura al don de la fe, porque “los jóvenes reclaman ser más protagonistas” (225), ser “servidores de los pobres… protagonistas de la revolución de la caridad” (174).

Dos, “una Iglesia a la defensiva, que pierde la humildad, que deja de escuchar, que no permite que la cuestionen, pierde la juventud y se convierte en un museo” (41). No se puede soslayar el origen humilde y sencillo de la iglesia, ni dejar de lado la eterna novedad de Cristo que lo renueva todo, por eso, es tan imprescindible la actitud de escucha y apertura para no esclerotizarse, ni quedarse anclada.

Tres, extraordinariamente, el pontífice ahonda y alega que, “ni siquiera hace falta que alguien asuma completamente todas las enseñanzas de la Iglesia para que pueda participar de algunos de nuestros espacios para jóvenes. Basta una actitud abierta para todos los que tengan el deseo y la disposición de dejarse encontrar por la verdad revelada por Dios” (234). Porque la iglesia tiene que ser una casa de puertas abiertas, no una elite cerrada destinada solo a algunos perfectos o privilegiados.

Otra perla de tantas más, “no balconeen la vida, métanse en ella. Jesús no se quedó en el balcón, se metió…” (174); y otra, sean jóvenes con raíces, con memoria, para que no los manipulen, para que no les roben su identidad y vuelen al vacío; solo así podrán ser árboles con raíces que puedan dar frutos (186).

– Publicado el día 07 de abril de 2019 en la columna “Religión y vida” de la versión impresa del diario La República.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.