El padre Boniface Tigga, superior jesuita de Nepal, ha pedido ayuda para socorrer a las víctimas refugiadas en colegios y dependencias del país. Afirma que 39 de los 75 distritos de dicho país han sido gravemente afectados. A esto de añade que el subdesarrollado sistema de counicaciones impide que se conozcan cuáles son la cifras oficiales de muertos. El religioso relató que al terremoto del 25 de abril se sumaron otros dos no menores de 6.6 grados en la escala de Ritcher.

La situación dramática. Los hospitales están saturdos, las carreteras de entrada y salida a la capital del país asiático están bloqueadas y que la única forma que los equipos de rescate lleguen a la zona es a través de senderos de montañas.

“La Compañía de Jesús en Nepal ha respondido con rapidez a esta terrible tragedia. El St. Xavier’s College ha llegado hasta dos aldeas remotas del distrito de Dhanding llevando a sus habitantes lonas bajo las que dormir y alimentos básicos. Hay más material distribuyéndose en el distrito de Kavre. Muchas carreteras están bloqueadas por lo que es difícil llegar a muchos lugares. Esperamos alcanzar algunos pueblos a los que no ha llegado ayuda hasta ahora”, dijo el jesuita.

A esta cadena de ayuda se suma el padre Agustín Amakkat, directo del Colegio St. Xavier de Katmandu quien agradeció el apoyo que han recibido hasta el momento y pidió que el mundo siga atento a la cobertura sobre lo que sucede  y que se continúe orando para que regrese la calma en Nepal.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.