Tras la pandemia desatada por la COVID-19 en Latinoamérica la preservación de los bosques y el medio ambiente se convierte en una de las principales tareas. El oxígeno es para todos, ¿cómo preservarlo?

La Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales, IRI Perú, presentó -el pasado 31 de julio- la Guía de recursos sobre protección forestal, la cual contribuirá a alcanzar los objetivos forestales mundiales señalados por la Organización de las Naciones Unidas.

Este nuevo insumo permitirá identificar las necesidades de los bosques y tomar decisiones para el cuidado del medio ambiente desde las comunidades de fe, así lo expuso la coordinadora país de IRI Perú, Laura Vargas. “El principio sustantivo del cuidado, y la protección de la naturaleza es uno de los principales fundamentos de las comunidades de fe, solo así podremos alcanzar los objetivos mundiales de las Naciones Unidas para generar un cambio”.

Estas ideas se presentaron durante el conversatorio “Proteger a los bosques y la naturaleza: un imperativo moral y espiritual” que reunió a destacados biólogos y especialistas en temas ambientales el último jueves 30 de julio.

“No se puede vivir bien si los demás viven mal, o se daña la naturaleza, pues el deterioro de uno es el de todos”, sostuvo la bióloga María de los Ángeles La Torre de A Rocha Perú, indicó que existe una interdependencia entre la calidad de vida de las comunidades indígenas y la continuidad de los bosques. La relación armónica de reciprocidad e interdependencia entre ambos permiten mantener la vida humana y de la naturaleza.

Por su parte el director general de Diversidad Biológica del Ministerio del Ambiente, José Álvarez, sostuvo que las comunidades de fe juegan un rol importante en la protección del medio ambiente “toca ahora repensar nuestra fe, actitudes y compromisos con el medio ambiente y los bosques” indicó.

Destruir los bosques no solo significa negar el 80% de su economía a las comunidades indígenas sino destruir el modo de vida que da origen a esas comunidades que también debemos proteger, se lee a lo largo de los tres capítulos de este nuevo documento.

Nuevas perspectivas

El material incluye información sobre la actual crisis de la deforestación, así como ofrece lineamientos en cuanto al rol vital de los bosques tropicales en la ecología biológica y espiritual del planeta. Del mismo modo desarrolla acciones para enfrentar esta crisis actual de deforestación mundial.

“Entendiendo las causas y consecuencias de la deforestación tropical”, “El imperativo espiritual de proteger los bosques tropicales y sus pueblos”, “Cómo pueden participar las comunidades religiosas”, es como se titula las tres partes del documento.

Antes de finalizar la reunión virtual se analizó como ante la cuarentena vivida por tres meses en diversos países del mundo la naturaleza se acercó nuevamente a espacios que compartía con la humanidad y que por el accionar de algunos se redujo. En suma, la guía inspira a la unidad entre todas las confesiones de fe y comunidades indígenas en armonía y reciprocidad con la naturaleza.

Entre tanto el Papa Francisco insiste desde la Encíclica Laudato si’, por el cuidado del medio ambiente “el clamor de la tierra y el clamor de los pobres no da para más”, sostuvo durante su mensaje por el quinto aniversario de su publicación, “cuidemos juntos la creación, don de nuestro buen Dios creador”.

Fuente: ZENIT



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.