Una segunda monja de las Misioneras de Jesús, en Kerala (India), afirma haber sufrido acoso sexual por parte de monseñor Franco Mulakkal, obispo autosuspendido de Jalandhar, ya acusado de la presunta violación de una monja de la misma orden. La acusación surgió el 21 de febrero, el día antes de la aparición del obispo en el tribunal en su juicio.

Para los defensores de monseñor Mulakkal, el momento de los nuevos cargos “es parte de una conspiración”; mientras que las hermanas que apoyan a la primera víctima expresan su satisfacción “porque otra monja ha revelado su pena”.

La segunda víctima es una monja de 36 años, testigo en el juicio contra el obispo. Su testimonio forma parte de las pruebas reunidas por la policía de Kottayam, que creó un grupo especial de investigación sobre el caso en 2018. En su descripción del abuso, la monja dice que el obispo la obligó a mostrar sus partes privadas y a su vez se tuvo que desnudar durante algunas videollamadas que la obligó a presenciar.

Los episodios se remontan a 2015, cuando fue convocada por el obispo para discutir “cuestiones importantes”. La monja informa que otras hermanas han sufrido “sufrimientos similares” pero tienen miedo de hablar en contra del “poderoso obispo”. Ella dice: “Sentí repulsión porque dañó mi autoestima. Pero siguió hablando de cosas obscenas. Más tarde empezó a hacer un videochat en el que describía su cuerpo y el mío también. No me interesaban los mensajes sexualmente explícitos, pero no tuve el coraje de oponerme a él porque dirigía nuestra congregación.

El testimonio de la monja fue recogido en 2019 por el Grupo Especial de Investigación. Sin embargo, los policías que lo escucharon no abrieron otro caso contra el obispo por la oposición a proceder a la grabación de los cargos por la propia víctima. En cambio, las declaraciones fueron robadas y entregadas al grupo “Foro para Salvar a Nuestra Hermana”, que pide una reforma en la Iglesia India.

Mientras tanto, el 22 de febrero, Mons. Mulakkal no se presentó en la audiencia. Había pedido ser absuelto de las acusaciones que lo ven involucrado en la supuesta violación de la Superiora de las Misioneras de Jesús en varios episodios entre 2014 y 2016. El caso está entre los temas que están dividiendo a la Iglesia Católica India. Los obispos reunidos en la Plenaria la semana pasada también se expresaron al respecto. El cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Mumbai y presidente de la Conferencia Episcopal de la India (Cbci), dijo: “Queremos que salga la verdad y que se haga justicia tanto para la víctima como para el acusado. La Iglesia se mantiene neutral en este tema. Odia el pecado, pero ama al pecador”.

Fuente: Religión Digital

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.