El Vicariato Apostólico del Caroní, de Venezuela, emitió un comunicado el pasado 27 de noviembre en el que denuncian una nueva masacre en la región limítrofe con Brasil, la cual dejó como saldo 9 indígenas muertos. Esta vez sucedió en VIlla Icabarú, durante la antevíspera de la fiesta litúrgica de Cristo Rey.

“Vaya mi oración al Dios Bueno por el descanso eterno de los fallecidos y mis sentimientos de condolencia y acompañamiento a los familiares y allegados de los difuntos”, expresó en el inicio de la carta monseñor Felipe González, vicario apostólico de Caroní.

Ante ello, la iglesia venezolana se mostró alarmada, pues en lo que va del año ya han habido tres situaciones similares, “con saldos de asesinados, perseguidos y desaparecidos en el Vicariato de Caroní, Gran Sabana”, dijeron.

Según señalaron, las tres masacres estarían dirigidas por las autoridades gubernamentales, quienes “dan órdenes desde la oscuridad”, así como ejecutores armados, “vestidos de verde con capucha”, que asesinan a indígenas por protestar u ocupar espacios inadecuados “que interfieren el dominio de los poderosos”.

Es por ello que, desde el vicariato venezolano, exigieron a las autoridades nacionales y regionales que se  aboquen a revisar y solucionar estos casos con justicia y con verdad, “sin buscar chivos expiatorios”.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.