La Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano envió una carta a la arquidiócesis de Olinda y Recife, en el estado de Pernambuco, en Brasil mencionando haber recibido la solicitud de apertura del proceso de beatificación de Don Helder Cámara en junio del 2014. De acuerdo con el texto, se debe esperar  el pronunciamiento de otros dicasterios. Si el Vaticano emite el Nihil Obstat (Ningún Impedimento), la Iglesia de Olinda y Recife tendrá la autorización para iniciar el proceso a nivel diocesano.

El siguiente paso es reconocer las “virtudes heroicas”. Para ello, una subcomisión jurídica se reunirá para estudiar y analizar los textos de Don Helder, así como testimonios de quienes lo conocieron. Finalmente, el responsable de la causa, escogido por la Congregación, escribirá un documento llamado “Positio” con informes y estudios de este caso. De aprobarse el documento, el Papa Francisco le otorgará el título de “Venerable Siervo de Dios” para que pueda ser beatificado.

Don Helder tuvo un trabajo notable en defens de los Derechos Humanos a través de su Manifiesto a la Nación exigiendo la libertad de las personas y la Iglesia o lanzando duras críticas contra la tortura a presos políticos en Brasil. Además, recibió diferentes premios como el de Martin Luther King en Estados Unidos (1970) y el Premio de la Paz en Noruega (1974), y escribió libros, ensayos y reflexiones sobre el Tercer Mundo y la Iglesia.

El religioso falleció de una insuficiencia respiratoria provocada por una neumonía a los 75 años. Sus restos se encuentra en la Iglesia Catedral del El Salvador del Mundo, en Olinda en Brasil.

(Reproducimos a continuación un artículo de la revista Vida Nueva sobre esta gran noticia eclesial latinoamericana)

El brasileño Hélder Câmara, camino de los altares

Publicado el 10.04.2015

Roma da luz verde al proceso diocesano para beatificar al “obispo de los pobres”

 

ÓSCAR ELIZALDE PRADA (BRASIL) | El 6 de abril, la Arquidiócesis de Olinda y Recife, en Brasil, recibió el parecer favorable de laCongregación para las Causas de los Santos, al autorizar el inicio del proceso de beatificación y canonización de quien fuera su obispo durante más de dos décadas (1964-1985) y, probablemente, el más emblemático pastor brasileño “con olor a oveja”: dom Hélder Pessoa Câmara.

La notificación se produjo a menos de dos meses de la misiva que el prefecto del dicasterio romano, el cardenal salesiano Angelo Amato, escribiera al actual arzobispo metropolitano, António Fernando Saburido, el pasado 16 de febrero, confirmándole la recepción de su solicitud de nihil obstat para iniciar el proceso de beatificación del Siervo de Dios, a nivel diocesano. En su carta, Amato expresaba que aguardaba el parecer de otros dicasterios para poder emprender el proceso de beatificación. Ahora, la Curia romana ha dado vía libre para iniciar elcamino que conducirá al obispo brasileño a los altares.

Antes de su muerte en Recife a los 90 años de edad, el 27 de agosto de 1999, el “olor de santidad” de dom Hélder se extendía por todo el país. Maurício Jardim, párroco de São Vicente Pai dos pobres, en la Arquidiócesis de Porto Alegre, recuerda que, aunque no lo conoció personalmente, “desde que entré en el seminario en 1991, oigo hablar de su santidad como hombre de Dios y pastor incansable, comprometido con los más pobres”. También destaca que “en el Concilio Vaticano II fue uno de los promotores del ‘pacto de las Catacumbas’, que en 1965 afirmó el compromiso de una ‘Iglesia pobre para los pobres’; además, a nivel de la Iglesia de Brasil, impulsó la fundación de la Conferencia Nacional de los Obispos (CNBB)”.

Precursor de la CNBB

En efecto, en 1936, cuando era sacerdote, tuvo a su cargo la creación del Secretariado Nacional de Acción Católica Brasileña, instancia precursora de la CNBB. En 1952, a los 43 años, recibió la ordenación episcopal y Pío XII le nombró obispo auxiliar de Río de Janeiro, por entonces capital del país. Ese mismo año participó activamente en la organización de la CNBB, tras recibir la aprobación del proyecto que había presentado a finales de 1950 ante uno de los integrantes de la Secretaría de Estado del Vaticano, el obispo Giovanni Battista Montini –futuro papa Pablo VI–, con quien entabló una profunda amistad.

El encuentro con los pobres de Río le llevó a fundar la Cruzada San Sebastián (1955) y el Banco de la Providencia (1959), a fin de interceder a favor de los pobres y de los favelados, para que vivieran en condiciones humanas y dignas.

Incansable en su compromiso con los marginados, muy pronto su nombre se asoció a la promoción humana, la opción preferencial por los pobres, la pastoral de las favelas y la defensa de los derechos humanos. La mexicana Socorro Martínez Maqueo, religiosa del Sagrado Corazón y coordinadora continental de las Comunidades Eclesiales de Base (CEB), dice que “dom Hélder es uno de los grandes padres de la Iglesia de América Latina y es referencia en el caminar del pueblo de Dios. Como obispo, puso en práctica el Vaticano II y creyó e impulsó la Iglesia desde la base, desde las CEB; es un profeta que abrió caminos para el compromiso radical con los pobres y por los derechos humanos”.

Su llegada a Olinda y Recife como arzobispo coincidió con el inicio de la dictadura militar. Indeclinable en su defensa de los derechos humanos y de la justicia social, alzó su voz profética para denunciar toda clase de atropellos, represalias, torturas, desapariciones y muertes. En 1969, fue acusado de demagogo y comunista. “Si doy de comer a los pobres, me dicen que soy un santo; pero si pregunto por qué los pobres pasan hambre, me dicen que soy comunista”, solía decir. Ni las amenazas contra su vida ni la censura de sus palabras lograron amedrentarlo. Su voz y sus escritos trascendieron fronteras y en cuatro ocasiones fue nominado al Nobel de la Paz.

Unos lo llamaron “el obispo rojo”, otros “el obispo de la paz”. Saburido, su actual sucesor, ha manifestado que “fue un hombre de mucha oración y acción, un profeta con coraje que enfrentó muchas dificultades, especialmente con la represión militar”. Dom Hélder fue “una persona muy humana y especialmente disponible a los más pobres. Todo esto contribuye a que tengamos interés en encaminar este proceso”, concluye el obispo. Como en el caso del arzobispo salvadoreño Óscar Romero, próximo beato, es posible que en el corazón del pueblo brasileño ya sea santo.

En el nº 2.936 de Vida Nueva.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.