Gracias por invitarme a dar testimonio sobre el P. Francisco Chamberlain sj, un gran amigo y gran referente que ha impactado nuestras vidas. El homenaje se realiza en este año especial en que recordamos los 30 años del regreso de los jesuitas a Ayacucho.  Ellos tuvieron una presencia importante en época de la colonia fueron expulsados de todas las colonias de España y Portugal, regresaron luego al Perú pero a Ayacucho lo hicieron recién en el año 1986, en pleno conflicto armado interno para solidarizarse con su sufrimiento y para aportar a la construcción de una cultura de paz.  Este año también el papa Francisco ha declarado el Año Santo de la Misericordia. La vida del P. Francisco se enmarca generosamente en la dinámica del amor y la misericordia especialmente con los más pobres y excluidos.

  • Datos biográficos

Francisco Chamberlain Hayes nació en Chicago, Estados Unidos, hace 79 años.  Sacerdote jesuita con una clara opción por los pobres que une fe y vida; servicio de la fe y promoción de la justicia.  En cuanto a sus estudios, Francisco se licenció en Filosofía, y tiene otra licenciatura en Teología, tiene además Maestría en Historia, y su bachillerato en Educación. Vino al Perú y se nacionalizó peruano, asumiendo un compromiso serio con nuestro país. Tal vez lo que le quede de norteamericano es su fanatismo por el Club de futbol americano Los Osos de Chicago, y su gusto por los chocolates Snickers.  Francisco se ha identificado con nuestra realidad peruana hasta sentirla suya.  Ha vivido desde la década de los 70 en el Perú: 3 años en Arequipa y Puno, 28 años en El Agustino (Lima), 8 años en Ilo (Moquegua) y ya lleva 9 años en Huamanga (Ayacucho).

Trabajó un tiempo en Juliaca, Puno.  Luego en Ilo, Moquegua, en donde fundó el Ceop Ilo, con el objetivo de formar líderes sindicales y populares para aportar al desarrollo integral de Ilo y Moquegua.  El Ceop Ilo es un centro de educación popular  de la Compañía de Jesús, desde donde se brindó formación técnica y social a los obreros de la Souther Perú Cooper Corporation y Minero Perú, luego fue ampliando su intervención a otros sectores de la población, como pescadores y dirigentes de pueblos jóvenes.

En Ilo, el P. Francisco, apoyó a la población cuando se organizó en contra de la dictadura militar de Morales Bermúdez, época en que conocían a Alto Ilo como “Nicaragua chico”, asumiendo el rol de mediador entre los dirigentes que fueron detenidos y la policía.

Estuvo en El Agustino en dos períodos.  Ha sido párroco de la parroquia Virgen de Nazaret, formando y fortaleciendo las comunidades cristianas de base. Y también ha sido Director de la ONG Servicios Educativos El Agustino, institución  que ha ganado gran prestigio en su compromiso por lograr mejores condiciones de vida para los pobladores de El Agustino y poblaciones de la Carretera Central en Lima.

Desde su clara opción por los pobres, el P. Francisco promovió y ayudó a fortalecer las organizaciones de mujeres de El Agustino, ha aportado en la formación de liderazgos éticos y democráticos.  En la década de los 80 supo estar del lado de la población, acompañando a muchas personas y familias afectadas por el conflicto armado interno, fue relevante su participación en la marcha “No matarás ni con hambre ni balas”; ha promovido y promueve la defensa de los derechos humanos.

En el Agustino, ante el terremoto en el que muchas personas perdieron sus casas, los pobladores desesperados fueron a buscarlo, los acogió en la capilla, y luego apoyó su reubicación en una nueva zona, actual Los Perales.  Sembró la esperanza, ayudó a construir un horizonte diferente.

Sendero Luminoso desarticuló las organizaciones, nadie quería ser dirigente, el P. Francisco acompañó a los pobladores, formó líderes y ciudadanos; y volvió a recuperar la esperanza en  las organizaciones.

Ha sido asesor de importantes líderes, como del Alcalde de El Agustino; de Relinda Sosa, presidenta de la Confederación Nacional de mujeres por la vida y el desarrollo humano integral-CONAMOVIDI; de Benedicta Serrano presidenta de la Federación Metropolitana de comedores populares y afines; de Víctor Abregú Presidente de la Federación Metropolitana de Pueblos Jóvenes y Cooperativas de Vivienda, entre otros, a quienes acompañó de manera personal y grupal.

A través del Movimiento de Acción Ciudadana se empezó a reconstruir el tejido social por el bien de El Agustino, el P. Francisco enseñó a soñar y actuar para tener una realidad diferente, a generar propuestas entre la población.

Es de resaltar su participación en la creación del primer Pacto de Gobernabilidad en El Agustino, pacto con los representantes de los partidos políticos con el 95% de candidatos, comprometiéndose todos a apoyar el desarrollo del distrito.  Este modelo de trabajo concertado entre población y autoridades luego fue tomado como ejemplo en otros lugares y se continúa hasta el presente.

Francisco fue profesor en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya – UARM, y del curso de Teología en la Pontificia Universidad Católica PUCP. Así como impulsor y director del Instituto de Ética y Desarrollo de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya -UARM.

El P. Francisco se encuentra desde hace 09 años en Ayacucho, ha sido responsable de la plataforma de instituciones jesuitas en Ayacucho.  Es presidente de la Asamblea de Socios del Centro Loyola. Capellán del penal de Yanamilla adonde acude cada domingo para celebrar la Eucaristía. Es asesor de las CVX en Ayacucho, Comunidades de vida cristiana con espiritualidad ignaciana.

Desde el inicio tuvo un apoyo decidido al Registro Único de Víctimas en Ayacucho, ofreciendo al CONSEJO DE REPARACIONES  de manera gratuita el local de la Casa Matteo Ricci SJ como oficina de registro durante un año y medio. Su profunda espiritualidad lo lleva a tener una posición solidaria con las víctimas y a la vez a pronunciarse categóricamente en contra de la violencia y a manifestar su indignación ante la constatación de que las víctimas fueron gente humilde, niños, mujeres y ancianos. Está claro para él que debemos construir una nueva sociedad, en donde todos, como ciudadanos plenos, trabajemos por el bien común.

Ha escrito la reflexión de textos bíblicos de los tres años litúrgicos, reflexión de fe y vida que alimenta la oración de varias comunidades cristianas. Se manifiesta semanal y públicamente a través de su blog virtual desde la Casa Matteo Ricci sj y en el Diario La Jornada.

Desde que llegó a Ayacucho integró la Mesa de Concertación para la lucha contra la pobreza representando a la iglesia Católica.  En el primer período, en coordinación con la CMAN de Lima, convocó a todas las víctimas y familiares del conflicto armado interno de la Región Ayacucho a un Foro público, en donde se recogió su problemática y expectativas. Ha estado siempre apoyando el proceso de verdad, memoria, reparaciones y promoción y defensa de los derechos humanos.  Apoya continuamente a ANFASEP, a las  Asociaciones de desplazados, la construcción del Santuario por la memoria de la Hoyada, entre otros.

Fue, en un segundo periodo, Coordinador de la Mesa de Concertación para la lucha contra la pobreza, en donde contagió su especial preocupación por la participación activa de la sociedad civil. Dedicó, con otras personas, gran esfuerzo para que la Mesa esté fortalecida y tenga  presencia pública relevante y así han podido convocar a foros sobre salud, educación y sobre la problemática de Ayacucho, recogiendo la opinión de organizaciones sociales de base, de instituciones públicas y privadas sobre la situación y propuestas de cambio en cada temática.  Gracias a ello se ha construido la Agenda de Gobernabilidad y el Pacto de Gobernabilidad que firmaron los 10 candidatos regionales y que luego ratificaron las autoridades electas. La Mesa ha lanzado el FORO PERMANENTE por medio del cual la sociedad civil realizará la vigilancia ciudadana a los acuerdos del Pacto para promover el desarrollo humano en la Región.

El P. Francisco es un convencido de que la democracia no se da automáticamente[1], sino que es y debe ser un esfuerzo de todas las personas, un esfuerzo continuo, permanente y creativo, de ahí que promueva los espacios de participación como algo sumamente importante.

El P. Francisco ha sido y es un gran visionario, pues ha tenido y tiene una buena lectura de la realidad, tiene una visión no inmediatista, sino de mediano plazo; asesora y se compromete con una mirada amplia.  Ayuda a no quedarse en los problemas sino a encontrar salidas novedosas. Es entregado, generoso, y sencillo, camina al lado de la gente tratando de comprender la vida de los pobres y en Ayacucho, de las víctimas.

Es por todo esto que en el año 2014 la Municipalidad Provincial de Huamanga lo nombre “Hijo predilecto de la ciudad de Huamanga”, el Movimiento ciudadana por los derechos humanos le hizo un reconocimiento especial por su compromiso en la promoción y defensa de los derechos humanos y de la cultura democrática y el Centro Loyola Ayacucho por sus 60 años en la Compañía de Jesús en un compromiso permanente al servicio de la fe y promoción de la justicia..

  • Testimonio o reflexiones sobre la vida del P. Francisco Chamberlain sj

En primer lugar debo decir que el P. Francisco es un hombre de fe, un seguidor de Jesucristo,  y por lo tanto es un hombre libre. A él no le importa el qué dirán, ni se deja llevar por lo que dicen de él. Actúa según propias convicciones. Y no teme encarar la corrupción o lo que esté mal y lo hace con palabras claras que a todos nos parecen fuertes, esto lo hace en las reuniones y desde sus escritos, especialmente desde su blog virtual semanal y su artículo en el diario La Jornada.  Lo que hizo exclamar a muchos, es fuerte,  él dice lo que nosotros pensamos y no nos atrevemos a expresar.

Ve a Jesucristo como “un hombre para los demás” de allí que siga e imite su figura, y no tenga ambiciones personales sino ser un hombre para los demás para una sociedad mejor.

La misericordia, nos dirá, no es sentir pena, sino sentir en carne propia lo que el otro vive, es sentir respeto y en algunos casos indignación a situaciones que no van con la dignidad humana, y por tanto es ponerse en acción con metas y decisiones concretas.

El P. Francisco es un líder  pues con su palabra y vida nos inspira, nos motiva, su palabra nos conduce y orienta para producir cambios en el entorno.  Él no ha sido, ni es un líder por un rato, o solo cuando ha tenido o tiene un cargo; su liderazgo lo ejerce desde su estilo de vida; su propia vida es convicción y con su actuar, con lo que hace, marca los trazos que determinan o demuestran lo que es y quiere, es coherente.

El P. Francisco se nacionalizó peruano, con todo lo que ello significa para un estadunidense, significa perder su nacionalidad de origen y asumir la nuestra.  Se identifica como peruano,  su vida ha sido una búsqueda constante de un mejor servicio a nuestro país ya sea desde El Agustino, desde Ilo, o desde Ayacucho.

Según un autor conocido son cuatro  los pilares fundamentales que perfilan el liderazgo de  los jesuitas. Francisco ha desarrollado esos cuatro pilares:

El primer pilar o aspecto es el autoconocimiento, el conocimiento de sí mismo. Y lo tiene bien claro, conoce sus fortalezas, sus valores pero también sus debilidades. Sabe que es una persona buena y generosa, pero también que su manera de ser es fuerte y a veces torpe.  Los Ejercicios Espirituales que hace cada año es una experiencia que le ha ayudado a ser sincero consigo mismo, y  sincero con los demás.

El segundo pilar es el amor, es el trascender, el no quedarse en su ego personal sino en buscar objetivos mayores y motivar a otros a hacer lo mismo.  Es su capacidad de amar lo que lo lleva en una entrega radical a buscar esa sociedad más justa y fraterna.  Es su capacidad de amar que lo lleva a mirar la vida desde la mirada de los pobres, a identificarse con ellos y a buscar los cambios desde su realidad. Para él defender los derechos humanos es defender la dignidad humana de cada persona y especialmente la dignidad humana de los más débiles, de los excluidos de la sociedad.

La defensa de los derechos humanos va unida a su apuesta por la democracia y esta entendida como concertación y participación ciudadana.  De ahí la importancia que da a la opinión y participación de la gente. De ahí su tesón y exigencia de que se realicen los Foros para que la gente de a conocer su problemática, sea considerada en la Agenda Ayacuchana y sea asumida como un compromiso por los candidatos a dirigir el municipio o la región. En su discurso final, al dejar la presidencia de la Mesa de Concertación nos dijo: Con los Foros la Mesa ha querido abrir un espacio público para que nuestro pueblo pueda expresar sus anhelos, esperanzas y demandas en diálogo y concertación con nuestros gobernantes. Porque el propósito de la concertación es la construcción de la democracia. Porque sólo en democracia será posible la lucha verdadera contra la pobreza. 

El tercer pilar es el ingenio o la creatividad.  Los que lo conocemos, sabemos el esfuerzo continuo de pensar, de reflexionar, esfuerzo de búsqueda en diversos autores para entender mejor nuestra realidad, para contar con herramientas para el cambio, para moverse en la esfera política convencido que es desde donde se debe incidir para motivar los grandes cambios sociales.  Por ello el Acuerdo Nacional, el Pacto de gobernabilidad, la Agenda de Ayacucho han sido y son muy importantes. Nos dirá también: Lo que hemos hecho es en efecto una lucha contra-corriente. (…) Lo que es el cometido de la Mesa es sembrar una semilla de otra manera de gestionar las cosas: una ética práctica nueva que supone una cultura política nueva, basada en un gobierno y un pueblo acostumbrados al diálogo y la concertación permanentes. Este es el norte que ha de guiar el trabajo de la Mesa.

El cuarto pilar es el heroísmo.  Su búsqueda ha sido y es constante.  En ello ha sido creativo, propositivo, flexible a los cambios. Ha llevado su entrega al heroísmo no importándole el qué dirán, llevando al extremo el compromiso, asumiendo con sentido del humor su enfermedad, y, aun sintiéndose mal, ha permanecido en el trabajo hasta el día de hoy.

Cuando fue homenajeado en Ayacucho en el 2014, se sintió feliz por el reconocimiento, pero también decía, ya basta de narcisismo he hecho lo que tenía que hacer. Hoy se encuentra hospitalizado, y me dijo: diles que estoy muy agradecido pero que no lo he merecido, solo hice lo que tenía que hacer.

En el homenaje que le rindió el Congreso de la Republica el día de ayer, el ex Senador Rolando Ames afirmó el compromiso de Francisco toda la vida, es decir realzó su trayectoria de toda la vida en la promoción, defensa de los derechos humanos y la construcción de la democracia. Francisco no ha descansado en esto ni durante su enfermedad.

Francisco, es grato conocerte y contar con tu ejemplo y amistad, gracias por ayudarnos a trascender de nosotros mismos para mirar a nuestra sociedad, a nuestro país, para reflexionar en cómo queremos vivir juntos, para trabajar por la reconciliación nacional desde la apuesta por una sociedad más equitativa, inclusiva, justa y fraterna, es decir, más humana y digna de seres humanos.

Gracias por ello.

 

Ayacucho, 23 agosto 2016

Escrito por Carmen de los Ríos Baertl



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *