La Amazonía peruana es parte de una estructura financiera conformada por decenas de millonarios inversionistas y varias capas de compañías offshore que operan en paraísos fiscales como Bermuda.

 

A media hora de Pucallpa, se encuentran las tierras de Bosques Amazónicos, una empresa peruana que se dedica desde el 2004 a la reforestación y venta de bonos de carbono. Cabe recalcar que la región de Ucayali, es una zona afectada por el tráfico de madera, la invasión de tierras y el asesinato de agricultores e indígenas.

 

Ojo Público realizó una investigación que demuestra que la compañía Bosques Amazónicos, es parte de una red de sociedades offshore administrada por la firma Appleby, en Bermuda. Ojo Público analizó los millones de datos filtrados en los Paradise Papers al diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), dichos datos revelan cómo miembros de la realeza, magnates petroleros y decenas de las personas más ricas del mundo utilizaron este esquema offshore en paraísos fiscales para ocultar sus inversiones en la Amazonía.  Esta práctica es advertida por entidades internacionales como posible fachada de delitos financieros y tributarios.

 

El mercado de los bonos de carbono surge después de que Naciones Unidas fijara, por medio del Protocolo de Kioto, un límite para la cantidad de gases contaminantes que pueden emitir los países y las empresas. Entonces si estos países excedían este tope, tenían que adquirir bonos de carbono. Estos bonos debían ser comprados a compañías que hayan emitido gases de efecto invernadero por debajo del límite o a través de proyectos de energía renovable y reforestación. Dichas inversiones generaron bastante expectativa en Perú, pero abogados consultados por Ojo Público explicaron que no existen normas tributarias definidas y que la compra-venta es un proceso entre privados.

 

La compañía Bosques Amazónicos comenzó sus operaciones en el año 2007 con el proyecto Campo Verde, patrocinado por Sustainable Forestry Management Limited (SFM), offshore formada en 1999 en la colonia británica libre de impuestos de Bermuda. Ojo Público estableció que la empresa realizó transacciones por más de US$ 71 millones entre los años 2008 y 2013. Las operaciones más exorbitantes fueron con SFM, que durante esos años tuvo nueve subsidiarias en el mundo y tenía asegurado la evasión de impuestos hasta el año 2016.

 

Los documentos de Paradise Paperas señalan que entre los accionistas de la offshore SFM figuran diversas familias cercanas a la realeza británica, además de magnates petroleros y millonarias familias de Trinidad y Tobago. Los documentos filtrados detallan como Perú por medio de estos esquemas financieros, es uno de los países donde SFM invirtió millonarias cantidades de dinero. En su informe de junio de 2013, la Interpol asegura que el negocio de bonos de carbono puede ser fácilmente penetrado por actividades criminales, a través de la manipulación de precios de transferencia.
En 2007, SFM y Bosques Amazónicos suscribieron un acuerdo en el que SFM se comprometía a financiar las operaciones de reforestación de Bosques Amazónicos hasta por US$ 20 millones. En contraprestación, Bosques Amazónicos se comprometió a entregar los créditos de carbono generados en sus proyectos al valor de US$ 0.5 por cada crédito de carbono, según los datos filtrados. Sin embargo, entre el 2008 y el 2012 los precios de cada bono de carbono rondaban los US$ 5 en EE.UU. y llegaban a los US$ 52 en Europa. En el Perú, la Sunat lucha agresivamente contra la manipulación de precios como el descrito por Interpol en el mercado de los bonos de carbono. En el año 2014 la SUNAT calculó en US$ 350 millones el monto no declarado y en US$ 105 millones los impuestos no pagados bajo esta modalidad.

Fuentes:

Caaap.org

Ojo-Público.com



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *