Por Víctor Hugo Miranda, SJ

En lo que pareciera un proceso de involución en nuestras sociedades los actuales líderes de opinión han terminado siendo Donald Trump, Jair Bolsonaro, Boris Johnson, o alguno de nuestros congresistas, todos ellos con discursos llenos de violencia y división.

En medio de ese espectro poco alentador, conviven figuras que nos devuelven la esperanza en la humanidad, como la joven Greta Thunberg, activista por el cambio climático, y el papa Francisco. Ambos comparten algo en común, que pese a ser admirados y seguidos por muchos, sufren constantes ataques en las redes sociales y a través de diversos medios de comunicación.

Quisiera centrarme en la actual crisis que vive la iglesia en los Estados Unidos, empujada por un grupo ultra conservador que promueve una especie de cisma cuestionando de manera constante la autoridad de Francisco. Aunque esta realidad nos parezca lejana, es bueno estar informados y atentos al surgimiento de movimientos divisionistas que siembran la confusión entre los fieles.

Un ex nuncio acusó en una carta pública a Francisco de encubrir a un cardenal condenado por abusos sexuales. Lo que este ex nuncio omitió es que él era amigo personal de ese cardenal y que fue quien lo promovió y protegió. Otro cardenal cercano a ellos, Burke, señaló que los cambios planteados en el catecismo que condenan la pena de muerte no había que tomarlos en serio. Y el reciente nombramiento de cardenales, algunos de los cuales trabajan de cerca con musulmanes, inmigrantes, refugiados y con la comunidad LGTB, ha desatado la ira de estos grupos ultra conservadores. No son muchos, pero tienen dinero e influencia, y están abiertamente contra el estilo de Francisco. No son tiempos fáciles.

En medio de discursos de odio nos corresponde asumir la responsabilidad de ser fieles al Evangelio de Jesús y de caminar en la dirección indicada por el Concilio Vaticano II, de un diálogo constante con la cultura, para construir una sociedad donde reine la justicia.

Publicado el 08 de septiembre de 2019 en la columna de opinión “Religión y vida” de la edición impresa del diario “La República”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.