El Papa envió el lunes 22 de julio una carta al presidente de Siria, Bashar Hafez al-Assad, en la que evidencia su preocupación por la situación humanitaria de ese país, con una especial referencia a las “dramáticas condiciones de la población civil en Idlib”. Así lo indicó el nuevo director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Matteo Bruni. 

En el mensaje, Francisco hace una serie de propuestas al presidente Bashar Hafez como proteger la vida de los civiles, detener la catástrofe humanitaria en la región de Idlib (donde viven más de 3 millones de personas), crear políticas concretas para el regreso seguro de los desplazados, liberar a los detenidos y que las familias accedan a información sobre sus seres queridos, así como mejorar las condiciones de vida de los detenidos políticos.

De igual manera, el Papa hace un nuevo llamado al diálogo y negociación con la participación de la comunidad internacional, con el fin de que también se preserven las principales estructuras del país como escuelas, hospitales y centros de salud, ya que los bombardeos y ataques a estos lugares son frecuentes.

“El Santo Padre pide al presidente al-Assad que haga todo lo posible para detener esta catástrofe humanitaria, por la salvaguardia de la población indefensa, en particular de los más débiles, en el respeto del Derecho Humanitario Internacional”, explicó el cardenal Parolin, secretario de Estado del Vaticano.

Fuente: Zenit



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.