El pasado sábado 21 de abril, el Papa Francisco nombró, por primera vez en la historia, a las tres primeras laicas consultoras de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

La decisión, que fue publicada en el boletín diario del Vaticano, fue calificada como “histórica”. Y es que, sin duda, es un precedente que marca un avance en la presencia de mujeres y laicos en un órgano de la Iglesia Católica.

Las escogidas por el Sumo Pontífice son las italianas Linda Ghisoni y Michelina Tenace, y la belga Laetitia Calmeyn, quienes trabajarán en el Ex Santo Oficio, actualmente dirigido por el jesuita español Luis Ladaria.

¿Pero quiénes son estas mujeres? Según informó el mismo portal de Roma, Linda Ghisoni es graduada en filosofía y teología en la Universidad Eberhard Karls de Tübingen: recibió su doctorado en Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana; se graduó como abogada del Tribunal de la Rota Romana; y, a partir de noviembre del 2017, es subsecretaria del dicasterio para los laicos, la familia y la vida (sección de los fieles laicos).

Por su parte, Michelina Tenace estudió filosofía en París; se especializó en literatura extranjera en la Universidad de La Sapienza; es doctora en teología, con una tesis sobre Vladimir Soloviev, dirigida por Tomáš Špidlík en la Gregoriana, donde dirige el Departamento de Teología Fundamental.

Finalmente, Laetitia Calmeyn es enfermera especializada en cuidados paliativos; estudió teología en Bruselas y desde entonces se ha doctorado en Teología en el Pontificio Instituto Juan Pablo II, con una tesis sobre el filósofo y teólogo jesuita Albert Chapelle. Actualmente enseña teología en el Collège des Bernardins de París.

Además, se supo que, junto a ellas, también fueron designados, como consultores del antiguo Santo Oficio, el sacerdote italiano Sergio Paolo Bonanni y el claretiano español, Jesús Arroba Conde.

Con información de Religión Digital



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.