Con una carta dirigida al arzobispo de Lima, monseñor Carlos Castillo Mattasoglio, el Papa Francisco saludó a todos los peruanos por el inicio del ‘mes morado’, el pasado 1 de octubre.

En la carta, el Papa se une a la oración de los peruanos “al Crucificado implorando su misericordia y el cese de la pandemia que aflige también a esa querida tierra”.

Francisco recuerda que el Señor de los Milagros, Cristo crucificado, es la prueba más linda del amor de Dios hacia el amado pueblo peruano. Se muestra como el “Emmanuel”, Dios-con-nosotros que, silencioso sale al encuentro de su gente para darle vida y consuelo, y abarcarlo en el abrazo inmutable de su misericordia y perdón”.

En su mensaje, Bergoglio afirma que, aunque este año no se podrá llevar a cabo la procesión por las calles de la ciudad, Jesús “sigue compartiendo la incertidumbre y el sufrimiento de todos, especialmente, de los más pobres, excluidos y descartados”.

Asimismo, el Papa comparte sus sentimientos ante las pruebas a las que están expuestos tantos hermanos y hermanas a causa del virus, “que no sólo afecta a la salud, sino también a sus vidas, aumentando las injusticias, los sufrimientos, las incomprensiones que golpean la dignidad personal, sin distinción de pertenencia religiosa (…) me gustaría animarlos a mirar una vez más al Señor, Él no nos abandona; nos llama y nos abraza con un amor infinito que nos cura, nos conforta y nos salva”.

Para leer la carta completa, hacer clic en el siguiente enlace: Carta del Papa al Perú por celebración del mes morado



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.